Crónica personal

Pilar Cernuda

¿Torturas?

DE verdad, hay que tener mucha cara -dura- para decir que la Guardia Civil ha torturado a un etarra tras su detención. Es posible que los agentes del GAR se extralimitaran al reducir a Igor Portu, del que no hay que olvidar que iba armado con un revólver, al igual que su compañero, pero de ahí a hablar de torturas hay un trecho considerable, y además ese trecho va a ser investigado. No sólo por el fiscal, sino también a instancias del propio Ministerio de Interior. Pero todo apunta a que los dos terroristas trataron de impedir su captura e intentaron sacar las armas que llevaban envueltas en papel celofán como si fueran regalos de navidad.

Recibieron golpes y Portu fue ingresado en el hospital Donosti con una costilla rota, nada grave. Y hay que insistir además en que fueron analizados por un médico llamado por las Fuerzas de Seguridad, que determinó que Portu debía ser ingresado en un hospital. Nada que ver con lo que hacen los terroristas con sus víctimas, a las que vejan, secuestran, maltratan y asesinan a sangre fría con un tiro en la nuca, o dejan que se desangren hasta la muerte.

Un inciso. Funcionarios del Parlamento Europeo han recibido una nota en inglés en la que se denuncian las supuestas torturas sufridas por Igor Portu y se dice que hace un mes también fue torturado Gorka Lupiániz. Firma la nota Gorka Elejabarrieta. Batasuna-European Office, con un número de telefóno que aparece a continuación. ¿Cómo es posible que Batasuna, que forma parte de las organizaciones a la que la Unión Europea considera terroristas, cuente con un centro oficial en Bruselas?

Produce una profunda desazón e incomodidad que en este país nuestro se ponga permanentemente en cuestión el trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Es evidente que a esos cuerpos y fuerzas hay que exigirles más que a nadie que se atengan a la legalidad, que no traspasen ni un milímetro la línea que convierte en delito sus responsabilidades mal aplicadas. Pero no es justo tenerlos siempre bajo sospecha. No es justo dar más credibilidad a los terroristas que a la Policía y Guardia Civil, sobre todo cuando en la estrategia de los terroristas está el denunciar constantemente que sufren torturas, para ocultar que habitualmente cuentan todo lo que saben en cuanto son detenidos. En ocasiones Policía y la Guardia Civil dan vueltas antes de llegar con los detenidos a las comisarías o cuarteles para no interrumpir así la línea de información de los etarras que llevan en el furgón y que dan toda clase de datos sobre sus actividades antes incluso de que se les formulen preguntas .

Hay que investigar el origen de las lesiones de Igor Portu, pero ya está bien de poner siempre en cuestión a quienes tratan de reducir a terroristas armados. En Capbreton tuvimos una oportunidad trágica de saber cómo actúan los etarras cuando piensan que van a ser detenidos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios