editorial

Tragedia social

LA difusión de la Encuesta de Población Activa correspondiente al primer trimestre del año 2011 ha confirmado que España no ha cruzado el umbral de los cinco millones de parados. Es un consuelo minúsculo, porque la realidad es que estamos ante un panorama sombrío: 4.910.200 personas sin trabajo, lo que supone más del 21% de la población activa, un nuevo trimestre de destrucción neta de empleo, más de un millón trescientos mil hogares con todos sus miembros sin empleo, un récord de parados de larga duración y difícil reinserción y un efecto apenas perceptible de las políticas de la reforma laboral emprendidas por el Gobierno. Detrás de estas cifras se esconde una auténtica tragedia social, que está golpeando duramente la vida de millones de españoles y estancando la economía nacional hasta niveles que hace muchos años no arrastrábamos. Apenas sirve de excusa el hecho de que el primer trimestre de cada año suele ser tradicionalmente negativo en materia de creación de empleo y que la Semana Santa, que viene acompañada de una reactivación temporal, haya caído en abril. Las perspectivas tampoco son halagüeñas, por más que los dos trimestres próximos son de previsible buen comportamiento del empleo, ya que persiste el problema de base de que el crecimiento económico sigue instalado en la debilidad y tampoco del empleo público cabe esperar una inyección significativa, ya que lo más probable es que haya severos ajustes de plantillas en ayuntamientos y comunidades autónomas. No cabe esperar una política expansiva del gasto a causa de los problemas de déficit, atentamente vigilados por los mercados internacionales. Una vez más hemos de lamentar las consecuencias de los años en que la economía española se condujo con criterios de nuevo rico, dedicándose alegremente al sector inmobiliario, perdiendo competitividad en los demás sectores, con un grave endeudamiento colectivo y postergando las reformas que eran imprescindibles. La EPA conocida ayer ha confirmado dramáticamente todos los temores que configuran un negro horizonte para el país.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios