La ciudad y los días

Carlos Colón

Trágico retrato

Sobre las cinco y diez en TVE se decía que el aeropuerto estaba cerrado al tráfico aéreo mientras en Antena 3 se veía en directo despegar un avión. Es sólo un ejemplo menor del vacío informativo, y el consiguiente caos mediático, vivido ayer entre las tres y las siete de la tarde. Menos Canal Sur, que para variar emitía un programa de chistes y cómicos imitando a mariquitas, TVE, Antena 3 y Tele 5 mantenían a media tarde sus conexiones en directo teniendo que suplir la falta de información con las improvisaciones de los reporteros y entrevistas telefónicas a ingenieros aeronáuticos o pilotos de avión que, lógicamente, sólo podían hablar de generalidades dado que tres horas después del terrible accidente poco se sabía de él.

A lo largo de ese tiempo hubo momentos en los que se hablaba a la vez de siete, veinte, cuarenta, cincuenta y cien muertos. A las seis menos cuarto de la tarde la edición digital de El País titulaba: "Fuentes oficiales confirman 45 muertos y decenas de heridos", mientras que en la de El Mundo se leía: "El accidente de avión de Barajas se salda con cerca de 150 muertos y 27 heridos" (poco después cambiaba a "Más de 140 muertos y 27 heridos en estado crítico" y al final, desgraciadamente, fue el único que acertó en su primera estimación); a la vez que ABC titulaba: "Fuentes oficiales confirman que la cifra de fallecidos supera el centenar"; La Razón: "Al menos 45 muertos al estrellarse un avión en Barajas"; Público: "Catástrofe aérea en Barajas: 90 muertos" y nosotros: "Al menos 45 muertos en el accidente de un avión en Barajas". Tres horas después del accidente, pues, la estimación del número de víctimas en las ediciones digitales oscilaba entre 45 y 140. No es comprensible que transcurrido este tiempo se siguiera produciendo un desfase de cien tragedias (porque esos números aluden a seres humanos que tienen familia) entre unas y otras cifras de fallecidos.

Son las seis y media de la tarde. Han transcurrido casi cuatro horas desde que se produjo el más grave accidente de avión de los últimos 23 años y aún ninguna autoridad ha comparecido, la desinformación persiste y cada medio da una cifra distinta de víctimas. Tampoco se conocen, ni siquiera aproximadamente, las circunstancias del accidente. Las informaciones aluden a "algunas fuentes" sin concretar cuáles sean. Esta total desinformación por parte de las autoridades y este caos informativo en los medios retrata a un país. Como que Canal Sur prosiguiera con su agro-geriátrico programa de tarde -tan chistoso, tan "testimonial", tan "nuestro"- retrata nuestra televisión pública.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios