Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Trajes de seda

EN China ya está preparado un hermoso ejército de 337 azafatas para las ceremonias de entrega de medallas en los Juegos Olímpicos. El rigor comunista no ha impedido el criterio materialista, típicamente capitalista y machista, de que las jóvenes cumplieran una serie de requisitos de belleza, gracia y pasión. Además, claro está, de una serie de medidas sobre las que sólo se ha anunciado la altura: entre 1,68 y 1,75 metros. En las fotos que se han visto, las muchachas llevan unos vestidos de seda monísimos, verdes con bordados blancos o al revés, que pueden ser los trajes del verano. Y tacones de cinco centímetros.

El Gobierno chino, el gran proveedor del mundo, ha conseguido que un buen elenco de dirigentes internacionales acudan a Pekín para la ceremonia inaugural de los Juegos. El presidente francés ha sido de los últimos en confirmar su presencia. Si Nicolas Sarkozy participa en alguna entrega de medallas no desentonará: hace poco se ha sabido que utiliza unas alzas de la marca italiana Bertulli, para subir unos siete centímetros su metro sesenta y ocho de altura. No lo hace para igualar a las azafatas chinas, sino para que a su lado no parezca muy larga su esposa Carla Bruni, que tiene 1,76. Por cierto, que la franquicia española de este fabricante de zapatos es una empresa de la sevillana calle Feria, que se puede encontrar en internet en masaltos.com, de la que ha sido cliente el ex presidente Aznar.

Los políticos dan una enorme importancia a la apariencia en los tiempos modernos. Desde su primera campaña electoral del año 94 hasta la última de este año, Berlusconi siempre ha seguido la estrategia de marketing de vestirse todos los días como en el póster electoral: se conoce que encarga docenas de chaquetas, camisas y corbatas iguales. Nadal hace lo mismo, menos en Wimbledon, en donde le obligan a vestir de blanco, con una camiseta sin mangas y unos pantalones pirata, que si no le pagan un dinero por ponérselos seguro que jugaría más cómodo. Por cierto que Rafael Ricardi, el preso más inocente de España, pasea su libertad por El Puerto con una camiseta de la moda Nadal.

Y, para traje de seda, el que le va a hacer Giorgio Armani a Cayetano Rivera Ordóñez para la corrida goyesca de Ronda del 6 de septiembre. Belleza, gracia y pasión no son malas virtudes para el arte de torear. Y tela de raso, con los colores greige marca de la casa, es la base del vestido de goyesco que Armani le va a coser al torero. El greige es un gris con tintes verde o beige, al que el diseñador va a colocar lentejuelas, pequeños cristales y un bordado en hilo de plata. Seguro que un ejército de fotógrafos querrá inmortalizar a Cayetano de semejante guisa. Otro traje del verano.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios