Es la otra cara, la que da a la plaza de Jesús de Pasión y podemos ver ya la terminación con la piedra limpia de los muros traseros de la iglesia del Salvador. Esta parte estaba en un estado lamentable de conservación y pronto la podremos disfrutar con toda su belleza y esplendor.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios