Punto de vista

josé Ramón / del Río

Trimilenaria

Afalta de otras cosas, en Cádiz siempre hemos presumido de que somos la ciudad más antigua de occidente. El Yacimiento Gadir, que acaba de inaugurarse por la alcaldesa en el Teatro Cómico de títeres La Tía Norica, confirma que Cádiz tiene tres mil años. Antes de comentarlo, quiero escribir que el lugar de la inauguración para los viejos gaditanos tiene resonancias especiales. En primer lugar, el Cine Cómico de la calle de San Miguel, porque era el cine de los "pilletes" donde nos dejaban patear al ritmo de las caballerías de las películas de vaqueros. En cuanto a los títeres de la Tía Norica, nada hay más que nos haga volver a la infancia que aquel Batillo, desvergonzado y respondón.

A Cádiz se la cita en la Biblia, en el libro de Jonás y en Ezequiel. Para unos se fundó en el siglo VIII a.C. para otros en el siglo XII a.C. Los que saben de esto (por ejemplo, Lomas Salmonte en Historia de Cádiz) dicen que Cádiz fue el principal foco colonial y colonizador fenicio en la Península Ibérica. Porque los fenicios desde sus tierras de Asia Menor, desde sus ciudades de Tiro, Sidón y Biblos, atravesaban el estrecho de Gibraltar en busca de estaño, oro y plata, y antes recalaban en las islas que formaban Gades, es decir, la actual ciudad, la isla de Santi Petri, el islote de San Sebastian y la isla de León. En lo que se refiere a la actual Cádiz, tanto Estrabón como Plinio hablan de dos islas, la mayor llamada Cotinusa y la menor Eritia. Entre una y otra se habría un canal que comunicaba el océano con la bahía. Este canal, que se llama hoy canal Ponce, por ser este erudito el que escribió de él en 1976, comenzaba en la Puerta del Mar y proseguía por delante del edificio del Fénix y del Ayuntamiento en la Plaza de San Juan de Dios; calle de la Pelota; Plaza de la Catedral; calle San Juan; Mercado de Abastos, Puerto Chico, hasta el canal actual en la caleta. Cada una de estas islas tenía su deidad particular, que eran Melkart y Astarté.

Los fenicios eran grandes comerciantes y se dedicaban únicamente al comercio de lujo, supongo porque entonces no existía el consumo de masas. Vendían vinos, tejidos de lana teñidos de purpura por el molusco múrice, joyas, perfumes y cosméticos. Construían sus embarcaciones con maderas de cedro, abundantes en sus bosques y, como sus singladuras no podían ser largas (de noche no navegaban), fundaban colonias. Dirá alguno que en esto hay muchas fantasía y poca confirmación. Pero el yacimiento Gadir del Teatro Cómico, que acaba de inaugurarse demuestra lo contrario y ahí tenemos el esqueleto de Mattán, descubierto en Punta de la Vaca, con sus tres mil años a cuestas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios