Hoja de ruta

Ignacio Martínez

'Tsunami' bipartidista

SEIS reflexiones sobre los resultados. 1. Ha habido un tsunami electoral que se ha llevado por delante a todos los pequeños partidos en España. El Congreso es el más bipartidista de la historia de la joven democracia española. La lamentable coincidencia de las elecciones generales con las autonómicas pasa doble factura en Andalucía a IU y a CA. Los andalucistas quedan laminados en el Parlamento andaluz.

2. Zapatero ha ganado las elecciones y Rajoy las ha perdido por poco. Los dos dirigentes están lejos de tener el carisma que en sus campos respectivos ejercieron González y Aznar. Pero Zapatero ha cometido menos errores que Rajoy durante estos cuatro años o los ha disimulado mejor. El candidato popular no ha quedado en la misma posición teórica que Almunia en el 2000. La suya es una dulce derrota. Pero si decidiera dimitir, el PP no sólo debería cambiar de líder; también tendría que encontrar una fórmula de elección más democrática que la anterior, el dedazo de Aznar.

3. Necesitamos una revisión a fondo de la ley electoral o incluso una reforma de la Constitución, para que la provincia no sea la circunscripción única. El último gobierno de González y los primeros de Aznar y Zapatero estuvieron a merced de partidos nacionalistas y el conjunto de los territorios de España han pagado con creces el apoyo egoísta de estos grupos. El actual método de asignación de escaños castiga duramente a los partidos nacionales minoritarios, que no pueden convertirse en bisagras. El sistema italiano prima al ganador y el alemán tiene un doble colegio nacional y territorial. En ambos hay virtudes que faltan en el modelo español.

4. Los dos grandes partidos españoles no están a la altura de su responsabilidad, a pesar de estar privilegiados por el sistema electoral. No dan la suficiente estabilidad y confianza al país. No se entienden absolutamente para nada y están obligados a ponerse de acuerdo al menos en tres campos fundamentales: diseño del Estado, estrategia antiterrorista y política exterior.

5. En estas elecciones y en las anteriores, en las dos victorias de Zapatero, los españoles han participado bajo el efecto emocional de sendos atentados terroristas. Nos hemos quedado sin saber el aprecio real de los ciudadanos hacia el dirigente socialista, sin la distorsión que los islamistas hace cuatro años y ETA ahora, han ejercido.

Y 6. Andalucía se merece celebrar elecciones regionales en solitario, como el País Vasco, Cataluña o Galicia. La proyección de esta comunidad autónoma sobre el conjunto de España ha sido nula. A cambio, Manuel Chaves ha ganado al estilo de Helenio Herrera, sin bajarse del autobús, sin despeinarse. Gracias al método de haber camuflado las elecciones autonómicas detrás de las generales. Método patentado, después de cuatro convocatorias consecutivas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios