Opinión

Raquel / Montón / Responsable De La Campaña De Cambio Climático De Greenpeace

Cuando la UE dijo no

SI NO están dispuestos a seguir el camino, quítense de en medio", afirmó el delegado de Papúa-Nueva Guinea. Se dirigía a la delegación norteamericana presente en la cumbre del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada recientemente en Bali. Tras dos duras semanas de negociaciones, llegó el momento de alcanzar una conclusión. Desde el principio lo más deseado era ver el liderazgo de la Unión Europea (UE), que se confirmó con la firmeza del ministro alemán de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, ante la presión de la Administración Bush. Explicó rotundamente que los grandes emisores de la UE no asistirían a la reunión organizada por Bush de las grandes economías si no había un progreso sustantivo en las negociaciones. EEUU cedió.

La Hoja de Ruta de Bali ha sido acogida por Greenpeace positivamente, pues ha servido para evitar el colapso de la reunión. A pesar de ello, EEUU ha conseguido que en el documento final se omita cualquier referencia a las cruciales reducciones de emisiones, exigidas por la ciencia.

El acuerdo final ha incluido un mandato para negociar una segunda fase más firme del Protocolo de Kioto para 2009, iniciar un proceso para financiar tecnologías limpias para los países en vías de desarrollo, y crear un fondo de ayuda para las víctimas del cambio climático. Son también positivas las primeras medidas encaminadas a reducir las emisiones producto de la deforestación que, a la larga, servirán de protección del clima y los bosques. Pero no hay que olvidar que la pérdida forestal es muy grave: cada dos segundos se destruye un área del tamaño de un campo de fútbol.

Por otra parte, el Premio Nobel de la Paz de 2007 ha recaído en Al Gore y en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC), en el que colaboran 2.500 científicos de todo el mundo, "por sus esfuerzos en la obtención y difusión de información sobre cambio climático, y por haber marcado la base para la toma de medidas necesarias con las que hacerle frente". Pero parece que todo esto no significa nada, pues, tras dos duras semanas de negociaciones en la reunión de Bali, las conclusiones con las que finalizó han relegado la ciencia a un simple pie de página. Por el momento, y al mismo tiempo que se continúa nuestro trabajo, las evidencias continúan dándose a conocer en los medios de comunicación: veranos sin hielo el Ártico en los próximos cinco a seis años, o la afirmación de los científicos de que 2007 ha sido el séptimo año más caluroso de la historia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios