PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Vamos camino de Barbate

EN el mes de mayor actividad comercial por el consumo navideño, el desempleo ha engullido en la provincia de Sevilla a 1.212 personas más que en noviembre. Sevilla es una fábrica de parados también en diciembre. Recuerden este lamentable balance cuando sólo les hablen de la Copa Davis y de la animación navideña en el centro de la capital como elementos dinamizadores de la economía. Ambas cosas son positivas. Pero son una gota en el océano laboral.

El cierre de 2011 con un total de 227.731 sevillanos sin trabajo legal, con una tendencia al alza mayor que en Andalucía y que en España, tampoco ha dado pie a una reunión de todas las fuerzas vivas para consensuar un plan acorde con el estado de emergencia que se extiende por doquier. Sólo viven para conservar sus poltronas y sus chollos. Ni siquiera hacen el ademán de juntarse para dar respuesta al desmoronamiento. Eluden esa foto de familia porque se percibiría más que son los líderes de un fracaso colosal y de un permanente engaño a la ciudadanía.

Vamos camino de Barbate. Y no para comer atún. El desdichado municipio gaditano es el paradigma del colapso total. Al Ayuntamiento le han cortado la luz, los empleados no cobran, en el pueblo hay más ruina que pesca. La inversión pública desde hace veinte años, con toda su palabrería política, no ha sido capaz de invertir el cambio de modelo de desarrollo. La tentación tiene el viento a favor: economía sumergida, reinvención del contrabando, narcotráfico.

Barbate es el caso extremo del hundimiento y de la desolación. Pero en muchos barrios y pueblos sevillanos, el paisaje apunta a esa dirección, con ayuntamientos en quiebra, suspensión de los servicios municipales, superposición de los parados de larga duración con los que van a ser despedidos en 2012, ausencia de inversiones y tantas deudas como recortes. Y tanta jeta para ocupar cargos y chupar cámara en actos insulsos. El día menos pensado, los parados entrarán en tropel para arrebatarles los canapés.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios