Fragmentos

Juan Ruesga Navarro

Vaya a ver el cine Llorens

Carta abierta al alcalde de Sevilla y a los sevillanos

SR. alcalde y paisanos. Como es posible que sepan, el teatro en general es una de mis preocupaciones, y en particular el teatro en Sevilla. En sus múltiples aspectos, pero en este caso quisiera referirme a un caso en particular: el cine Llorens de la calle Sierpes.

Sevilla, después de vivir una época floreciente de teatros y cines en la primera mitad del siglo XX, fue degradándose poco a poco hasta llegar a una difícil situación al final de los años setenta, cuando no había ningún teatro abierto en la ciudad. Con el empujón de la Expo 92 y con mucho esfuerzo de parte de todos, estamos en una situación aceptable en número de teatros y programación, pero no sin grandes dificultades, y más en estos momentos.

Ya he escrito en estas páginas acerca del Teatro Cervantes y lo lamentable que sería para Sevilla su deterioro final. Esperemos que no sea así. Sería un daño irrecuperable como en su día lo fue el derribo del Teatro San Fernando o el vaciado del Teatro Coliseo. Pero como he comentado al principio de este escrito, hoy quiero fijar mi atención en el cine Llorens. He tenido ocasión de darme cuenta, en conferencias y encuentros profesionales, que muchos sevillanos hace tiempo que no han visitado el cine Llorens, o lo que es más grave, creen que ya no existe o ha desaparecido su arquitectura singular. Esa valiosa muestra de la arquitectura regionalista que forma parte de la mejor historia cultural de la Sevilla del siglo XX.

Como ustedes sabrán seguramente, en el interior de la sala neomudéjar del Llorens hay instalado un salón de máquinas de juego, al que se accede desde la calle Sierpes, frente a lo que fue Deportes Z. Pero lo menos conocido es que la sala original está intacta. Los paños de azulejos, la yesería, los artesonados y la embocadura del escenario. Y se pueden ver simplemente con entrar y recorrer el salón.

Personalmente voy todo lo que puedo a verlo y procuro ir acompañado cada vez de personas diferentes. Y lo cuento cada vez que puedo. Afortunadamente no soy el único que tiene esta preocupación y se han publicado en estos años artículos en prensa pidiendo su conservación y dedicación a actividades de cine, música y actos culturales, acordes con su digna historia. Blogs en internet están dedicados a levantar inventario de lo que se va perdiendo en el patrimonio de cines y teatros en Sevilla. Y es duro imaginar que el Llorens pueda correr la misma suerte. Pienso, a lo mejor ingenuamente, que si los sevillanos van a ver el cine Llorens y comprueban que su bella y singular arquitectura está allí todavía, se interesarán y la defenderán ante posibles deterioros o agresiones.

Por eso me dirijo a usted, señor alcalde, y a todos nuestros paisanos a través de estas páginas. Porque creo que con la iniciativa de usted, de la corporación local y el apoyo de los sevillanos, el cine Llorens podría tener un futuro acorde con su historia y con la de esta ciudad. Le agradezco muy sinceramente la atención prestada a estas líneas y quedo a su disposición para lo que considere oportuno.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios