Gema / amil

Vidas paralelas

NO soy tan profunda para ponerme aquí a hablar de la colección biográfica de Plutarco. Lo digo por eso del título de esta columna. Hoy me acuerdo de Eric, de Víctor, de Valeria, de Judith, de Carmen, de Nerea, de Gabriel, de Alba, de Silvia, de Álvaro, de Lola, de Mel, de Sara... De todos ellos y muchos más. Porque todos y cada uno de esos nombres han formado parte de mi vida en los últimos meses, de mi vida imaginaria, de ésa que desde mi sofá recreo y saboreo como si no hubiera otra. Y es que en el momento en el que me siento a leer, efectivamente no hay otra vida para mí más que la que acontece entre líneas y que se desvanece entre las yemas de mis dedos.

Aún me estoy recuperando de la última historia que disfruté, la de Silvia y Gabriel. Aún recuerdo la cara de incredulidad de mi marido cuando me vio emocionarme y derramar alguna lágrima en los últimos capítulos del libro. Tanto me dejé contagiar por la historia de amor de esos dos que aún me estoy recomponiendo y un mes después todavía no he conseguido engancharme a otras vivencias. Pero están al caer. Tampoco es que me considere una experta en materia literaria y creo que estoy bastante lejos de ser una erudita intelectual. Sin más me engancho a las historias, a las de ayer y a las de hoy, clásicas o modernas. Será que soy mujer y por muy avanzadas en igualdad que estemos con nuestros compañeros de batalla siguen embelesándome los libros lúdicos, la narrativa o de novela, el amor que cabe en un bolsillo.

Estos días el centro de mi Córdoba natal huele a papel. Los niños y sus padres hojean libros en los stands perfectamente montados y organizados con motivo del Día Mundial del Libro. Y qué sorpresa la mía cuando mi bebé, al salir el viernes de la guardería, me regaló orgulloso el libro sensorial que ha hecho junto a sus compañeros para celebrar la efemérides. Intentaré transmitirle que leer es vida, garantía para su mente y para su espíritu. Por eso para mí es 23 de abril todos los días del año, porque nada satisface más que enriquecer tu propia vida con otras paralelas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios