La ventana

Viene por la Alfalfa y por la Alfalfa no cabe

CUIDADO con lo que han hecho con la Alfalfa; cuidado, cuidado, qué espanto, hay que ver esa especie de Jardilín o de Puerto Perico levantado en los mismísimos medios de una plaza tan emblemática y tan del corazón de Sevilla. La cuna del Espartero convertida en un parque infantil, que a ver qué se hace con dicho invento cuando el Martes Santo aquello se colme de gente que espera primero a San Esteban y, a renglón seguido, a San Benito. O cuando el Jueves Santo pasen los Negritos, la Exaltación y Montesión, pero, bueno, hay que mirar el lado positivo del engendro y bueno sería tomar posiciones tempranas en todo lo alto para convertirlo en atalaya desde donde ver la letra menuda de los caballos de Santa Catalina y a Pilatos cara a cara antes de que enfile Águilas camino de la Calzá. Y es que quien no se consuela es porque no quiere, pero hay que ver qué mobiliario urbano nos colocan.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios