Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En Vigo, la posibilidad de dos triunfos consecutivos

Con un Celta subido a la cresta de su ola, el Betis persigue no hacer el ridículo ni un día más

Balaídos a la hora en que se jugaba antes, pero que ahora no parece la mejor, sobre todo para verlo por la tele con esos pasos de la sombra al sol tan difíciles de sincronizar. Pero eso es lo que hay, quien manda manda y cartuchos al cañón en un partido entre un Celta instalado en la cresta de su propia ola histórica y el Betis, virtualmente salvado y que va a Vigo con la sublime intención de a ver si de una puñetera vez liga dos triunfos consecutivos.

Vigo está que arde con su equipo por una trayectoria continental impensable. En la Liga no va tan brillante, pero pocos pueden permitirse el lujo de acudir a varios puntos sin menoscabo en alguno o algunos. La realidad es que el equipo de Berizzo viene de clasificarse por vez primera para una semifinal europea y eso imprime carácter. En Balaídos suena nuevamente la Rianxeira y esta tarde irá a degüello contra un equipo poco querido desde hace justamente veinte años.

Aquel gol de Bjeliça el Martes Santo del 97 no se olvida allí. Desde Samil al impresionante puente de Rande, cada vez que aparece el Betis se desempolva aquella picardía que sólo fue la respuesta al partido para pícaros que planteó Fernando Castro Santos. Ha pasado mucha agua bajo los puentes y ocurrieron muchísimas cosas en estos 20 años, pero lo cierto es que Balaídos no le resulta especialmente agradable a este Betis que apenas tiene algo por lo que pelear.

Pero no puede decirse que la cita esté huérfana de atractivos, claro que no. Diez puntos arriba, el Celta marca la frontera que en el Betis se propuso cuando la Liga no había arrancado. Esa décima plaza se antoja inalcanzable, pero me imagino que el objetivo inmediato, a corto plazo, es tintar de dignidad la nauseabunda campaña que ha signado el Betis, por siempre y para siempre Real Betis Balompié. Siempre hay algo por lo que pelear, aunque en el Betis parezca, a veces, que no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios