Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

Vis sin Tris

NUNCA pareció española, porque sus inspiraciones nunca procedieron de lo que se había hecho hasta ahora. Globomedia y Daniel Écija dejaron atrás los caminos directos y generalistas de El barco o Los hombres de Paco, para desviarse, como la selección, por el lado oscuro. Por la complejidad, la dureza y la realización preciosista del tenebrismo y el barroco terrorífico. Una textura no vista en una serie de gran consumo de una cadena privada, un relato que en Estados Unidos y países así sería carne de plataforma de pago. Hay sangre, saliva espesa, mugre en todos los aspectos y ese ceniciento paisaje del microcosmos entre rejas.

Vis a vis ha durado dos temporadas y nunca fue la alegría de la parrilla, pero ha sido un opción incómoda y a la vez gratificante para un público que se aparca en el sofá por la noche y aun así quiere elegir algo selecto. Algo premeditadamente selecto. La intención de Antena 3 y de Globomedia estribaba mucho en calar el grado de madurez del target comercial español, del gran público, tratando abiertamente el lesbianismo, por ejemplo. La reacción es que se ha avanzado algo, hay más hábito de ver otro tipo de series que no son las facilonas y masticadas, pero queda camino en los espectadores y también en los productores.

Por cuestión de actores la garantía está fijada. Maggie Civantos se ha reafirmado y Alba Flores (qué grande es la juvenil rudeza de Saray), aún más. La cubana María Isabel Díaz, Sole, pide a gritos más proyectos, como Ramiro Blas, el doctor Sandoval. Najwa Nimri puede decir que Zulema ha sido el mejor papel de su carrera.

Sin tener un brillante final, hay que reservar este verano para Vis a vis en caso de no haberla seguido en estas noches. En atracón doble con Orange is the new black. Claro que se parecen. Y claro que son distintas, para premio de la ficción española.

Con los años se reconocerá el papel histórico y la calidad de Vis a vis. Sus fans, que pedían una continuación, acabarán teniendo razón.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios