Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Voltereta

LOS de La vuelta al mundo en directo se sienten como el animado Willy Fog, pero para mí que no llegan a Asia. La suegra y el yerno de Sevilla se quedaron con un palmo de narices y apenas anduvieron 200 metros, aunque los del programa les invitaron a hacer realidad su reto para seguir en la brecha: hacer puentig. Bah, una cosa normalita. La Pamela Anderson que también eliminaron se proponía beberse el pipí de su compañera. Cyril, el del horroroso pasado (ver la noticia que abre la página) se apuesta ir en pañales con la novia. No es para reírse con él.

La vuelta al mundo se plantea como un Pekín exprés rentabilizado: más directo, más juegos, más problemas... más mal rollo. Pero en realidad es un embrollo y el estreno fue un desastre total entre conexiones fallidas y desorientación del presentador, el emigrante Oscar Martínez. Sí, el reality viajero de Antena 3 quiere ser un Supervivientes en movimiento, pero les ha salido un primer tramo italiano sin orden ni concierto, pese a los cantantes líricos que daban las pistas. Como en lo de Pekín, el nuevo programa cuenta con su pareja de gays con mucha pluma o sus hermanos enfrentados. Pero es curioso cómo un espacio grabado en su totalidad meses atrás puede tener un resultado más interesante que uno que se basa en vivencias en directo. Está claro que lo que falla aquí es el vehículo de transmisión. Esta voltereta, más que vuelta, ha empezado a contarse muy mal.

En esa misma noche El Follonero pinchaba en Gibraltar. Le pusieron a un bobby marcándole y los de Salvados comprobaron en su piel que en el Peñón no se andan con chiquitas. Son suspicaces con las bromas españolas. Estos andaluces no están para bromas, pese a su acento. Jordi soltó unas fotos de las eurovisivas acompañadas de unos plátanos para arrojárselas a los macacos. Follo falló.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios