La ventana

Luis Carlos Peris

Volverá a verse la Giralda desde Diego de Riaño

DURANTE un año se abatirá la abortada biblioteca del Prado y el Prado quedará como estaba, con lo que los vecinos que han logrado tirarla podrán contemplar el paisaje de toda la vida. No entro en las razones por las que el bien de unos pocos pesó más que el interés general y, sobre todo, que un bolsillo, el de todos, que está bajo mínimos. En una ciudad donde se abre un bar a diario, en que sus aceras están pobladas de veladores y donde huele a fritanga y a paella incomestible resulta que una biblioteca que se proyecta, va y se tira. La razón, que impide ver la Giralda, cómo va el sol camino del Aljarafe desde los ventanales de Diego de Riaño y, pronto, la Torre Pelli. Éste ha sido el motor que ha impulsado a la maquinaria que se puso en marcha para enterrar millones de euros y de sudores. No sé, quizá no me acompañe toda la razón, pero resulta chocante ver cómo tiran una biblioteca. Ni que abundaran.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios