Crónica personal

Pilar Cernuda

Vuelve Toni

HACE unos años le pidieron que fuera candidato a la Generalitat de Valencia y, aunque no tenía excesivas ganas, Antonio Asunción, Toni Asunción, demostró su lealtad al partido y dio un paso al frente después de un periodo largo alejado de la política. Ahora nadie de Ferraz ni La Moncloa le ha pedido que presente su candidatura, lo suyo ha sido una decisión estrictamente personal. Como otros miembros del PSOE que hicieron carrera durante el felipismo o que pertenecen a la nueva hornada, piensa Asunción que Zapatero no está acertando con su política; y de nuevo deja de lado sus negocios para regresar a la política.

Nadie podrá decir que es oportunista, que quiere influencia, poder o dinero. Ha triunfado en el mundo empresarial, es una persona con indudable influencia en la comunidad valenciana, y poder ha tenido mucho. Poder, por cierto, al que renunció sin que se lo pidiera nadie. Dimitió como ministro de Interior a las pocas horas de que se supiera que Roldán había huido de España. Y eso que Toni Asunción deseaba ese cargo con toda su alma, pues desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias había impulsado una política, con Enrique Múgica como ministro de Justicia, que en aquellos tiempos fue muy importante en la lucha contra ETA. Sin embargo, fugado Roldán, Toni Asunción apostó por la coherencia más que por la conveniencia, y a las nueve de la mañana de la noche siguiente a la escapada de Roldán presentó su renuncia a Felipe González.

Durante todos estos años ha sentido la política pero no la ha ejercido, excepto cuando le pidieron que fuera candidato a la Generalitat a pesar de que no tenía absolutamente ninguna posibilidad de ganar las elecciones. No ha escuchado los cantos de sirena de los dirigentes locales y comarcales que le pedían que volviera a la actividad política y si lo ha hecho ahora para enfrentarse a Jorge Alarte en unas primarias ha sido sin duda porque aspira a dar un giro a la política de los socialistas en general y de los socialistas valencianos en particular. Socialistas valencianos que llevan muchos años en un eterno conflicto interno porque no acaban de desembarazarse de un Joan Lerma que se resiste a perder su poder y se dedica a neutralizar a cualquier candidato no afín que asome la nariz, y que han sumado derrota tras derrota frente a un cada vez más pujante Partido Popular, al que las encuestas auguran una nueva mayoría absoluta a pesar de las peripecias judiciales de Francisco Camps.

Toni Asunción tiene difícil ganar a Jorge Alarte, candidato oficial del partido. Pero va a intentarlo. Su gesto, que le honra, abunda en la idea cada vez más asentada de que gente importante del PSOE ya no considera que Zapatero sea el hombre incuestionable del partido. Lo dijo claramente Patxi López hace pocos días.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios