Cuchillo sin filo

francisco Correal

Wifredo 'el Belloso'

POR mucha bibliografía y jurisprudencia que tengan a mano, no hay por dónde cogerlo. No hace falta ser ningún constitucionalista para pensar que un plebiscito de la parte que se quiere separar de un todo no es legítimo ni pertinente sin la opinión del resto, del todo sin la parte. Me temo que la oposición al proceso soberanista se ha hecho más con deseos, vehemencia (la última, el desiderátum de Mariano Rajoy) o cierta soberbia intelectual. La cosa es mucho más sencilla. No es una cuestión ideológica, histórica ni de reivindicación: es puro sentido común.

A uno le puede parecer interesante cuál es el grado de satisfacción que los catalanes tienen dentro de la nación española. Pero ese legítimo interés no es incompatible con la interesada ilegitimidad, valga el pedrusco al menisco, que encierra el plebiscito, la consulta, el referéndum o como lo quieran llamar. Aquí hay alguien que quiere pasar a la historia por la puerta falsa y en ello no piensa ahorrar energías ni verborreas ni demagogias.

La parte sin el todo es una orfandad conceptual tan mutilante como el todo sin la parte. Un silogismo en bárbara. ¿Quieren consulta? Que se haga, pero en todo el territorio nacional. Igual nos llevamos más de una sorpresa. Y para rizar el rizo, para defender las identidades del proceso identitario (qué patada a las esencias de Juan Goytisolo), hagamos una consulta en los mismos términos, la pregunta del minion en busca de villano, pero en las 17 comunidades autónomas. En las que salga una opinión favorable a la separación de Cataluña, en la que no hay que descartar los índices de hartazgo y abulia, la Generalitat podría crear embajadas para el trato de iguales entre diferentes. En aquellas otras comunidades en las que gane el no a la segregación, al descartarse la misión diplomática por no alcanzar el rango deseado de nuevo Estado con bandera olímpica y aborígenes en nómina (habría que ver de nuevo M7 Catalonia, de Els Joglars), en estos casos la interlocución se realizaría abriendo peñas barcelonistas en tanto en cuanto el equipo blaugrana se ha convertido en el Excálibur de este nuevo rey Arturo. ¿No vendrá todo de una pataleta porque Bernabéu les birló a Wilfredo di Stéfano el Belloso?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios