La ciudad y los días

carlos / colón

Zafio, estúpido, doloroso

COMO la verdad es la verdad, la diga Agamenón o Pilar Rahola, les recomiendo el artículo que ha escrito en La Vanguardia a propósito del Padrenuestro blasfemo recitado por Dolors Miquel durante la entrega de los premios Ciutat de Barcelona: "¿Es necesario usar la oración central de los católicos -escribe-, tantas veces bálsamo del dolor, para reírse de ellos? (…) No, no creo que sea necesario, es doloroso para miles y es zafio para la mayoría. Y, por encima de todo, es estúpido porque el desprecio a los católicos ya no es un arma revolucionaria, sólo es el retrato preciso de la estupidez. El problema viene cuando esa estupidez se paga con dinero público".

Hay otro problema añadido, aún más grave: el odio irracional, no sólo a los curas, no sólo a la Iglesia, no sólo a los católicos, sino al sentimiento religioso en sí mismo. Sobre todo al cristiano y al judío. Por santos que fueran los curas, perfecta que fuera la Iglesia y ejemplares que fuéramos todos y cada uno de los católicos, este odio subsistiría porque obedece a un prejuicio tan firmemente arraigado que ninguna realidad o racionalidad puede desarraigarlo. Y además sale judicial y políticamente gratis, si no favorecedor, porque el odio a la religión -por mucho que diga Pilar Rahola- aún se tiene por progresista e incluso, terrible paradoja, por ilustrado y racional. Incluso cuando se incita a la violencia, como hicieron Rita Maestre y sus colegas irrumpiendo por la fuerza en una capilla al grito de "¡arderéis como en el 36!". ¿Esto no es una amenaza?

¡Qué cosas más antiguas! Hoy ha llegado a mis manos Jerusalem o Acerca de poder político y judaísmo del filósofo judío ilustrado Moisés Mendelssohn, amigo de Lessing -le sirvió de inspiración para su Nathan el sabio- y de Kant. Fue escrito en 1783. ¡Ya hace años! Pues ni por esas. En el final de este gran libro (que aún puede conseguirse en la edición de Anthropos) el bondadoso y sabio Mendelssohn escribe: "¡Allanad al menos para una feliz descendencia el camino hacia ese grado de cultura, hacia esa tolerancia humana por la que en balde sigue suspirando el corazón! Al que actúa con rectitud respecto a las leyes civiles y a sus conciudadanos, dejadle hablar como piensa, dejadle dirigirse a Dios según su manera o la de sus padres, y buscar la salvación eterna donde crea encontrarla". Da pereza e incita al pesimismo pensar esta petición fue escrita hace 233 años.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios