PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El abogado del éxtasis

RARO es el día en que el narcotráfico deja de ser en Sevilla noticia llamativa. La última perla del siniestro rosario lleva las siglas C.F., iniciales de un abogado sevillano que ha sido condenado a seis años de cárcel por su implicación en la venta de 80.000 pastillas de éxtasis por parte de una banda holandesa que las trasladó desde Maastricht. El letrado no sólo estaba en el ajo, sino que provocó la suspensión de un juicio, simulando estar enfermo, para que uno de los procesados, cliente suyo, participara activamente en el Día D del envío y recepción de la droga. Eso es un abogado del diablo.

La droga y su mercadeo comenzó en nuestro ámbito, a ojos de la población, como un asunto periférico protagonizado por marginados o por descocados. Cosa de jóvenes con mala cabeza. Cuando se convirtió en el principal móvil para delinquir, la perspectiva pasó a ser la de amenaza. Pero se creía que el enemigo no estaba dentro de la sociedad que goza de respetabilidad. Ahora que el consumo de estupefacientes en nuestra tierra alcanza las cotas más altas de Europa (con ofertantes y demandantes haciendo la ola en ciudades y pueblos), además de los traficantes del lumpen y de los camellos de barrio son también condenados algunos directores de sucursales bancarias, abogados, empresarios e incluso agentes policiales, por su diversa implicación en las tramas de corrupción que abren paso al negocio que más adultera su materia prima.

El enemigo es hoy en día parte indisociable del sistema. Del narcotráfico come mucha más gente que de la poesía. Si desapareciera de nuestro mundo como por arte de magia, dejaría de sustentar las empresas y empleos que le sirven de tapadera, subiría más el paro y agudizaría el descenso del Producto Interior Bruto. Pero sería la reconversión más dichosa para muchas familias que no blanquean y que lo ven todo negro desde que, como víctimas, han descubierto el veneno en la piel.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios