Estera Badita / /

Se abren nuevas perspectivas para la vivienda en Andalucía

Las condiciones de financiación son muy favorables y pueden ayudar al repunte en las operaciones de compraventa

EN nuestro Observatorio del mes de enero veíamos la evolución en 2014 de cuatro variables del sector de la vivienda: precios, operaciones de compraventa, alquileres y visados de obra nueva. Podemos añadir otras tres variables, como son el precio del suelo, hipotecas formalizadas, y viviendas terminadas, para tener un panorama de la situación y perspectivas del sector.

Si el precio de la vivienda se estabiliza en este año 2015, seguramente se darán más operaciones de compraventa al ser más fácil para compradores y vendedores tomar sus decisiones. Las expectativas que acompañan a una cierta estabilidad, y la percepción de que los precios son equilibrados, serán buenas para que se crucen más operaciones. Pero si miramos el número de viviendas terminadas en 2014, vemos que sigue cayendo, de manera que en Andalucía sólo en Málaga se han terminado más viviendas que en el año anterior. Es muy difícil concebir que hace quince años y hasta la crisis, se estaban terminando en España cerca de 600.000 viviendas cada año, de las que alrededor del 20% se construían en Andalucía.

Sin embargo, la caída del precio medio del suelo urbano en euros por metro cuadrado favorece la promoción de nueva vivienda, adaptada a las necesidades de la demanda, ajustada en cuanto a calidad y coste de construcción, y alejada de las tentaciones especulativas del pasado. En Andalucía, el precio medio del suelo urbano sube ligeramente de 143,2 a 151,8 euros, destacando la subida de Málaga, Huelva, Cádiz y Granada, mientras que en las demás provincias permanece estable o cae ligeramente. El caso de Málaga suele ser peculiar, pues el crecimiento del sector inmobiliario empezó antes, y cayó ya en 2006, dos años antes que en las demás.

Es interesante considerar que las hipotecas formalizadas se mantienen en general, con ligeras bajadas, y subidas en Sevilla, Málaga y Huelva. Si se une este dato a que el tipo medio hipotecario ha caído al 2,6%, las condiciones de la financiación, al menos en cuanto a precios son muy favorables y pueden ayudar al repunte que comentamos en las operaciones de compraventa.

La evolución reciente la recogemos en la tabla 2, que confirma las tendencias apuntadas, de las que destacamos un cierto mayor incremento del precio del suelo urbano y de las hipotecas concedidas, aunque el número de viviendas terminadas sigue en su tendencia descendente y cuando sube es sobre las bajísimas cifras que estamos viendo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios