PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Un abuso consentido

TIENEN mucho valor los taxistas que han creado una asociación para denunciar ante la Agencia de Defensa de la Competencia las prácticas caciquiles de una parte de la profesión en Sevilla. Benemérita ocupación la de taxista (tiene bemoles estar tantas horas al volante por una ciudad rayana en la triple fila), tiznada de adherencias peyorativas por ser un servicio público que unos pocos han patrimonializado a la hora de imponer las reglas del juego, en beneficio de sus bolsillos. Moneda corriente en una Sevilla desmadejada por lo habitual que resulta asistir a pulsos y presiones por parte de quienes logran fortificarse en una posición de fuerza y salen a la palestra con ínfulas que en apariencia esgrimen la defensa del funcionamiento de la ciudad pero que en realidad esconden intereses inconfesables.

Faltan redaños en el Ayuntamiento para admitir que se ha consentido la gestión cicatera del servicio telefónico de peticiones de taxi, de lo que se han aprovechado las cooperativas de taxistas con más capacidad de movilización. Cuántas quejas se han exclamado sin resultado productivo alguno en esos momentos en los que se está en la calle y resulta muy difícil coger un taxi, y más aún reservarlo por teléfono. Quejas que varían mucho de tono si sevillanos y foráneos leen que las tres emisoras privadas de radiotaxi sólo trabajan con el 35% de la flota de licencias y vehículos, y han levantado barreras y numerus clausus porque así menos ganan más. Un embudo injustificable que perjudica a la imagen y a la productividad de Sevilla en su conjunto, en esos momentos de lluvia incómoda, de concentración de eventos, convenciones y saraos varios, o de hora punta comercial.

El Ayuntamiento ha de ser moderno de verdad y crear cuanto antes una emisora pública del taxi, para que en lugar de 800 sean 2.200. Tan amigos que son de Odón Elorza, alcalde de San Sebastián, que le pregunten cómo lo ha hecho lo que aquí parece un imposible.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios