La ventana

Luis Carlos Peris

Se acaba la fiesta y volverán la calor y las pesadillas

FENECEN los días señalaítos y el verano emboca la canícula con el alivio de una tregua térmica que hace de las noches espacios aptos para soñar dormidos. Soñar dormido, esa utopía en los tiempos que corren, para entrar en la creencia, utópica of course, de que los tiempos que corren no son los tiempos que corren y usted ya me entiende, creo. Bueno, pues esta noche se le pega el pase de la firma a la Velá y también a sus circunstancias, léase cucaña, ciclo de cine trianero, coplas y cantes en el Altozano, explosión de vida en Betis, esa hermosura como acera del río con su olor a sardinas asadas y sus puestos de avellanas verdes. Todo se acaba esta noche, festividad de la madre de la Virgen María, y lo peor de todo no es que se le dé carpetazo a la fiesta, sino que volverá esa calor que hace que las noches no sólo no permitan la licencia de poder soñar dormido sino el propio sueño que aparque nuestras pesadillas en vivo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios