Agostados

Juan M. Marqués Perales

El acento nasal

JAVIER, si quieres ganar las elecciones en Andalucía, que no vengan los de Madrid. Que se queden en José Luis. Desde el Pirulí no se ve el país, y el PP de la lideresa Aguirre sólo alcanza a ver una España monocorde donde se alza un Madrid rodeado de lugares de veraneo, autonomías despilfarradoras, separatistas agazapados y jornaleros que comen de gañote. Si Ana Mato nos reveló que los niños andaluces eran medio analfabetos (como sus padres, claro) y Manuel Pizarro nos atizó para despertarnos de nuestra secular indolencia, ahora ha sido un tal Juan Soler-Espiauba, portavoz adjunto del PP en la Cámara de Madrid, un perla que ya criticó a Celia Villalobos por hortera y de la que aseguró que, a lo mejor, aprendería modales y buena educación "cuando fuese octogenaria". Él se educó en Faes, la fundación de Aznar, que es como el Eton del PP, aunque su tipo tira a chirigota de los lacios, la del Selu. El caso es que el hombre ha querido contribuir a las primarias del PSOE en Madrid, y en su blog ha dejado escrito que Trinidad Jiménez sería una mala contrincante para Esperanza Aguirre porque, con ese acento, debería presentarse por "Dos Hermanas o Vélez-Málaga". Perdón, que al día siguiente se disculpó; se rasgó la camisa, como Camarón, por Sevilla "entera" y por la Alhambra, por el Caballo Rojo de Córdoba y por el ajoblanco, por Lorca y por Machado, por Sierra Mágina y por la "Marbella de Ángeles Muñoz" para concluir en el mismo error: "Trini me parece encantadora, lista y guapa, pero sólo digo que su acento malagueño la distancia del elector medio de Madrid". Le faltó el salmorejo y El Campero de Barbate. Me encanta. Y eso que hasta el miércoles había andaluces que creían que Trini era canaria. ¿Y cuál es el acento del madrileño medio? ¿El de San Blas o el de Chamberí? Quizás el del barrio de Salamanca, que tiene sus más altos exponentes en los hermanos Juan y Ricardo Costa, la voz nasal por antonomasia del pijo popular. Claro, que la culpa también la tenemos los andaluces, que llega un cenutrio hablando fino y pensamos que es discípulo de Unamuno. Arenas, que te arruinan, que no bajen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios