la ciudad y los días

Carlos Colón

Para en todo acertar

EL grupo islamista detenido en Barcelona -que según el Ministerio del Interior estaba dispuesto a perpetrar un atentado- ha puesto la guinda al I Foro de la Alianza de Civilizaciones. Los incondicionales de esta iniciativa dirán que las detenciones demuestran su necesidad. La realidad les replica, con hechos, que lo que demuestran es la pedante superfluidad de un proyecto vago, inconcreto y confuso. Aunque tengo para mí que los incondicionales de la Alianza de Civilizaciones lo son, en realidad, de quien la ha ideado: bajo Zapatero el PSOE parece haber entrado en una fase ignaciana en la que los militantes han hecho suyo (cambiando "Iglesia Jerárquica" por "partido") el consejo del santo de Loyola: "Debemos siempre tener, para en todo acertar, que lo blanco que yo veo, creer que es negro, si la Iglesia Jerárquica así lo determina".

No La Razón ni Abc, sino El País, ha dicho en un editorial: "La Alianza de Civilizaciones podía haber sido la iniciativa estrella de Zapatero en una política exterior que no ha brillado. Para empezar, ha tardado más de tres años en concretarse y arrancar, aunque sea a medio gas. Su I Foro ha reflejado un poder de convocatoria que tendrá que reforzarse en ocasiones futuras para asegurar, entre otras cosas, la supervivencia de la docena de proyectos lanzados. (ý) Más que por sus buenas intenciones, a esta Alianza de nombre poco afortunado y concepto confuso se la juzgará por sus resultados". De momento, éstos son menos que modestos. Y el confuso carácter de la Alianza no los augura mejores en el futuro.

Inasequible al desaliento, devota a la que ninguna prueba arrebatará su fe, Maria Teresa Fernández de la Vega ha definido este fiasco como "el mayor esfuerzo realizado hasta ahora por la comunidad internacional para materializar el objetivo último de aumentar los niveles de seguridad en el mundo". Apañados estaríamos, si fuera así. No lo ha dicho con el gesto y la voz con que Aurora Bautista decía que Felipe el Hermoso estaba dormido, en vez de muerto, pero poco le ha faltado. Según la vicepresidenta los objetivos de la Alianza se pueden alcanzar si "entre todos decidimos recorrer el camino del diálogo y la tolerancia, sin prejuicios y con lealtad". Y tanto, María Teresa. Si todos actuáramos así el mundo sería un paraíso. Pero parece que los detenidos en Barcelona y sus secuaces no están por la labor. A lo peor es que lo que representan no es una civilización, que según la Real Academia es el "estadio cultural propio de las sociedades humanas más avanzadas por el nivel de su ciencia, artes, ideas y costumbres", sino su opuesto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios