La ventana

Luis Carlos Peris

Qué adelantada venía la Feria, qué prisas...

LLUEVE sobre mojado, nunca mejor dicho, pero es que resulta complicado abstraerse de lo que está ocurriendo en estos días de abril tan señalaítos y... tan mojaditos. Es un dolor ver lo que el temporal ha hecho en la Feria y en toda su zona de influencia, que me aseguran que las trombas de agua dejaron aislados a una treintena de coches con agua hasta las ventanillas. Fue en el macroaparcamiento del Charco de la Pava, ese lugar que parecía el destinado para la futura Feria, para ese remedo de Feria de Sevilla por su desmesura y también, como se ha podido comprobar, por su inadecuada ubicación. Dicen los que lo vieron que aquello era un mar y que hasta hubo puntos en que se confundían el río y el aparcamiento, y que únicamente la referencia de los coches, más bien sus techos, identificaban las zonas. Qué barbaridad de Feria y, por cierto, qué prisas por anunciarla, estando tan bien colocado el 18, fecha de su nacimiento.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios