Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La agenda de Nati

Nati Abascal es una de las mujeres más elegantes de España y, por lo que he podido comprobar, debe tener además una de las secretarias, asistentes personales -o lo que sea que la represente-, más bordes de entre todas con las que me he topado. Se ve que, en este caso, nobleza no obliga.

Ayer se producía el aterrizaje más temido y deseado por los diseñadores de la moda flamenca: la visita de la señora Abascal a nuestra tierra para, desde aquí, organizar una sesión fotográfica para la revista ¡Hola!, donde ella trabaja como estilista. Igual que sucede en las grandes producciones hollywoodienses, nadie sabía ni dónde, ni cómo se iba a producir pero, en lo que no quedaba duda era que la tróupe llegaba y que, para los implicados, salir en su publicación es algo similar a lo que habría podido sentir Francisco Pizarro, de haber logrado hallar el territorio de El Dorado.

Pero, ya lo dice el refrán, no es oro todo lo que reluce. Uno, dentro de su vocación de fabricar noticias, se pone en contacto con personas implicadas en la sesión de moda. Gentes como Inmaculada Puchal, la fotógrafa responsable; Cañavate, uno de los diseñadores que han cedido algunos de sus trajes; Esther Amo, creadora de los abanicos que lucirán algunos de los modelosý Todos me remiten a la mencionada intermediaria entre Nati y los demás quien, al llamarla, me contesta muy alterada por el momento de pruebas en el que se halla inmersa. Cercanos a la aldea almonteña del Rocío, sin demasiada cobertura, se entiende que no son las circunstancias más oportunas para atender a nadie peroý ¡colgar el teléfono sin escuchar siquiera!

Así me ha pasado y así se lo cuento a todos ustedes. No por revancha, ni mucho menos, sino porque entiendo que, si al intentar informarles de algo es éste el material del que dispongo, es lo que debo hacerles llegar. "Quieren llevarlo todo muy en secreto para que no se desvele el editorial hasta la publicación", me explican. Respetable. Ahora bien, lo de perder formas, ¿era necesario?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios