Las dos orillas

José Joaquín León

Y ahora, la Encarnación

SIGUE la temporada de puñaladas al centro histórico de Sevilla. Parece que se ha planificado para arruinar a los pocos comerciantes protestones que todavía no están tiesos y, de paso, aislar más a los vecinos mosqueones que dan vueltas para llegar a sus casas. Vamos mano a mano, como Morante de la Puebla y El Cid con los victorinos. Si la Junta pretende cargarse los consultorios y mandar a las criaturitas de Marqués de Paradas a la vera del Alamillo, el Ayuntamiento no va a ser menos. Así que cortarán el tráfico en el eje Imagen-Laraña durante al menos seis meses. Traducido significa que los pocos autobuses que llegaban al centro, ya no entrarán en la plaza de la Encarnación. Todo lo cual afectará a la próxima campaña de ventas de Navidad y Reyes.

-Será otra medida de Monteseirín para incentivar el comercio…

Con brotes verdes como éste, no hace falta que venga Lopera para rematarlo. El presidente del gremio, Enrique Arias, pidió un informe sobre el impacto social de las obras de la Encarnación. El impacto se lo pueden imaginar: como si te dan un ladrillazo en la cabeza. Una alegría más para la crisis. Escribía el pasado domingo que existe un Plan de Destrucción del Casco Antiguo de Sevilla (PDCAS), que no ha sido aprobado oficialmente por el Pleno municipal, pero se aplica con sistemático rigor.

-Y todo por culpa de las dichosas setas de la Encarnación.

Los toldos del Corpus frente al Parasol. Es el Metropol, con sus 30 metros de altura, que no rivaliza con la Giralda, por lo que la Unesco no retira a Sevilla del Patrimonio de la Humanidad. En vez de preocuparse por esta agresión al skyline, en pleno corazón del centro histórico, pierden energías criticando la Torre Pelli, que estará allá en las afueras, según se va para Huelva y la isla de la Cartuja. Allí Sevilla se parecerá un poco a Chicago. Aquí a Disneylandia.

Es posible que la Torre Pelli se retrase, pues no corren buenos tiempos para los rascacielos del skyline. Ese brote verde, más alto que una palmera de las que hay junto al estadio de Lopera, habrá que verlo. En Madrid acaban de construir cuatro rascacielos más altos que éste, allá por la plaza de Castilla, y están infrautilizados, a pesar de Florentino. Pero el Metropol Parasol con la seta nueva que tú brotaste verde ayer se alza imparable hacia los cielos de Sevilla. Y origina daños colaterales, con estas obras que afectan al eje Imagen-Laraña; o sea, a la columna vertebral del comercio céntrico de Sevilla.

Y luego dicen que Tussam tiene déficit… El presidente de Tussam, que es el alcalde Monteseirín, no hace milagros. Y el vicepresidente tampoco. La guerra contra el autobús del centro no ha terminado. ¡Viva la movilidad geográfica! ¡Viva la bicicleta!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios