La ventana

Luis Carlos Peris

El alcalde Zoido y su capote

ASISTÍAMOS el sábado a la reaparición de una revista que aparece por segundo año así que llegan estos días señalaítos. Días luminosos con sus tardes de toros, que la gran fiesta española es la razón de ser de esta publicación. Y en ese acto, el alcalde hizo un sincero y contundente alegato en favor del toreo, aunque no tan tremendista como el que largó Esperanza Aguirre en su pregón. No necesitó el asistente Zoido de las descalificaciones para su defensa de un espectáculo tan arraigado. Comprensivo con los antitaurinos que no meten el dedo en el ojo de los que sí comulgan con el toreo, dio una lección de comprensión y de temple combinada con una firmeza muy de agradecer por los que seguimos viendo arte en una fiesta donde se muere de verdad. En el remate recibió el original obsequio de un capote, pero lo cierto es que él lo había ya sacado con anterioridad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios