La ventana

Luis Carlos Peris

De la alerta amarilla a la naranja un día y otro

ALERTA amarilla, alerta naranja, todo el espectro del arco iris para bautizar un tipo de alerta según meteorólogos, demás parientes y afectos. Las isobaras se han convertido en tema de conversación sin necesidad de que peligre una tarde de Semana Santa o una corrida de abril. Estamos sumidos en el corazón de un tiempo en el que se alternan las borrascas con los bajones de unos mercurios que este invierno parece que pesan más que nunca. Dice un amigo que en este plan habrá que ir construyendo un arca en la que quepamos todos, que mira uno para la cornisa y a una nube cárdena sucede una negra como el alma de un prestamista. Y la verdad es que menos mal que el tiempo está así y no seco como el esparto. ¿Se imagina usted que esta época de crisis negra que sufrimos hubiese venido acompañada de una sequía con sus moscas y su canesú? Hubiera sido tremendo, peor aún...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios