la tribuna económica

Rogelio / Velasco

Más allá de las aulas

LA gravedad de la crisis, los cinco millones de desempleados, las perspectivas tan duras e inciertas, provocan de manera instintiva que aparquemos problemas que, aparentemente, no tienen relación con la situación que padecemos porque no exigen atenderlos con la premura de otros. Sin embargo, algunos de los que tienen esta característica se encuentran en la base, en gran medida, de la grave situación económica del país. Adicionalmente, si no los resolvemos, la salida de la crisis será mas falsa y el escenario al que nos dirijamos nos volverá a hacer vulnerables.

La educación es uno de ellos. Se han escrito ríos de tinta al respecto en España. Uno de los asuntos cuya solución se ha reclamado es el de la implicación de los padres en la educación. Es obvio que nada puede sustituir a un buen profesor. Pero si el ambiente fuera de las aulas es adverso para el aprendizaje, el papel del profesor es socavado en sus mismas bases.

La OCDE publica periódicamente el estudio PISA, que permite comparar cuantitativamente el rendimiento escolar de los alumnos en matemáticas y lengua, además de los recursos dedicados a la educación. Recientemente, el informe se ha extendido a los hogares de los alumnos con el objeto de conocer la implicación de los padres. España, como otros países, aun no ha sido incluida.

Los resultados no dejan lugar a dudas y tres conclusiones robustas se extraen. En primer lugar, los alumnos de 15 años cuyos padres han leído libros con ellos durante el primer año de primaria muestran un rendimiento en lengua sustancialmente superior a los que no lo han hecho. En segundo lugar, ese mayor rendimiento se produce con independencia del origen socioeconómico de las familias. Y en tercer lugar, importa el tipo de involucración de los padres. Las mayores diferencias en rendimiento se manifiestan cuando los padres han leído libros con los hijos, frente a hablar sobre lo que han hecho ese día. Las menores diferencias suceden cuando los padres sólo se dedican a jugar con los niños. La diferencia, además, es significativa por la intensidad. Leer casi a diario ofrece resultados muy superiores a hacerlo esporádicamente, una o dos veces al mes.

La investigación de PISA ha sido replicada específicamente por el Gobierno norteamericano en su país y las conclusiones se alinean con las extraídas por la OCDE. Involucrarse en las tareas escolares realizadas en la casa, preguntar cómo progresa en el conocimiento, recompensar el esfuerzo y hablar con frecuencia del día que se incorpore a la universidad, tienen efectos muy superiores a que los padres asistan a las reuniones de la asociación de padres, a recaudar fondos para la escuela o asistir a la fiesta de inauguración del curso académico.

Nada sustituye a un buen profesor, a unas buenas clases. La presión que se ejerce en España sobre los profesores de primaria y secundaria es excesiva (aunque compensada con los salarios mas elevados del mundo, junto a los profesores alemanes y suizos). Esa presión -persuasiva- debería desviarse en gran medida hacia los padres, que tienen la responsabilidad de mejorar sustancialmente la educación y el futuro de sus hijos. Para obtener un mejor rendimiento educativo, ese enfoque es superior al de dotar con mayores recursos a las escuelas. Esta es también una tarea urgente del nuevo Gobierno.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios