La ventana

Luis Carlos Peris

En la amanecida de un negro día después

SONARÁN de forma intimista las notas del Pobre de mí con que los pamplonicas se despiden de esa semana de vino y rosas que son los sanfermines para otra despedida igual de triste. Hoy, en el corazón de cualquier cola que guardemos a fin de proceder a la devolución del regalo real que no nos viene bien, musitaremos para adentro la melancólica cancioncilla con que se rematan las fiestas navarras. Hoy es, definitivamente, esa especie de día después en el que la luz se apaga de forma tan súbita como esperada para darnos de bruces con una realidad que aparcamos en los inicios de este tobogán de fiestas. Fiestas que vinieron con propiedades anestésicas en su manual de instrucciones y que nos han mantenido artificialmente al margen de ese toro tan zaino que es el de la crisis, esa jodida criatura que nació bajo el eufemístico nombre de desaceleración. Día, por tanto, el de hoy de devoluciones y de muy triste despertar.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios