BREVIARIO

Alejandro V. Garcia

Los amigos del amigo De la Rúa

EN el constante vaivén de denuncias contra fiscales, policías y jueces por investigar a quienes por nacimiento, casta o patrimonio no deben ser investigados (el sentido egotista de algunos llega hasta esos extremos) faltaba una denuncia, la más elemental, de la otra parte: la denuncia contra el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, Juan Luis de la Rúa, amigo hasta las cachas de Francisco Camps, y miembro activo del tribunal que lo ha exculpado. Ya ha llegado. El apellido de De la Rúa está en boca de Camps y sus adlátares desde que entrevieron hace muchos meses la posibilidad de que el caso Gürtel les salpicara la cara y los trajes y volara a los tribunales de Valencia. De la Rúa era ya entonces una especie de quitamanchas de urgencia, el último recurso para frenar el acoso judicial. Y el hombre, hay que reconocerlo, ha estado a la altura de las circunstancias. El magistrado amigo firmó el archivo de la causa contra Camps, Ricardo Costa y otros conspicuos compañeros, y luego despachó el informe de la Policía donde se pormenorizaban los trapicheos de las finanzas del partido. Es cierto que ninguna de las partes reprobó a De la Rúa pero no es menos verdad que el magistrado debió abstenerse y no se abstuvo. Lo extraordinario es que los únicos que hablan de jueces, fiscales y policías vendidos son los amigos del amigo valenciano del magistrado De la Rúa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios