desde mi córner

Luis Carlos Peris

El amiguismo es la enésima bala

Raro resulta el día que no surge una crítica de nuevo cuño a los que han de sacar al Betis de donde lo pusieron

SORPRENDENTE, cuando menos, resulta enterarse de que un tal Marcelino García Toral figura en la larguísima lista de acreedores que dejó el régimen anterior. Es una anécdota más dentro de los entresijos que resultó el Betis de la gestión del innombrable que lo manejó a su antojo durante dieciocho ominosos años. También resulta sorprendente de que el día a día que ordenan José Antonio Bosch y la compaña sea más criticado que lo que generó tal estado de cosas. Y es que raro es el día que no se cogen por las hojas los rábanos que salen de ese club llamado Real Betis Balompié y que vive de puritito milagro.

Lo menos injurioso que le dicen al hombre que puso la jueza al frente del paquete loperiano es que no es hombre de fútbol. Y vistas las cosas, no debiera ser esto motivo de crítica, pues hay que ver dónde dejaron al por siempre Real Betis Balompié los llamados, algunos hasta autollamados, hombres de fútbol. Aun considerando imprescindibles a los hombres de fútbol auténticos, no los que se autotitulan así sin motivo que lo justifique, la situación en que dejaron al Betis algunos hombres de fútbol necesitaba de otras pericias con poco que ver con el balón y la cosa. La prueba es que la providencial Alaya no pensó en hombre de fútbol alguno, precisamente.

El querido Paco Chaparro ha puesto la última chinita en los cojinetes al decir que los que manejan la barca obran con amiguismo. Repito que, desde mi amistad con Miguel Valenzuela, me sorprendió que no se haya explicado convenientemente su destitución, pues desde comprarle botas a Joaquín hasta mil detalles más, todo obra en su favor. Ahora bien, desde que el mundo es mundo, cuando alguien llega a un cargo decisorio, lo primero que hace es rodearse de un equipo de su entera confianza. Para Chaparro, eso es amiguismo y quizá tenga razón, pero debe tenerse en cuenta que el amiguismo sólo es criticable cuando no da resultados, nunca a priori.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios