En serie

dani Rodríguez

El amor es ciego... y las citas, también

UN restaurante ostentoso, provisto de varias mesas y sillas donde una clientela muy variada disfruta de una agradable cena. En una de las mesas, una persona da un sorbo a su copa mientras espera a quien podría ser el amor de su vida. Sin embargo, la desesperación o la incertidumbre se apoderan de ese hombre o esa mujer que siente curiosidad por saber quién será su cita. Finalmente llega y, entre reproches, se sienta y ambos entablan una conversación que conducirá a una valiosa reflexión sobre el amor y, por supuesto, sobre la vida. Esta es la columna vertebral de una serie británica de Channel 4 que hace alarde de unos diálogos para enmarcar y una naturalidad en el desarrollo de nueve capítulos que retratan, como en la vida misma, el universo de las citas a ciegas por internet.

Dates es una mezcla de drama y humor negro en la que dos personas se reúnen tras haberse conocido en una web de contactos para charlar y lo que surja. Los episodios se sazonan con los mejores ingredientes que un maestro de la crítica como Bryan Elsley (creador de la juvenil Skins) puede conceder para agradar el paladar televisivo de los espectadores: la naturalidad de los personajes, las inteligentes y reflexivas conversaciones que desenmascararán a más de uno, la sinceridad, las mentiras, los complejos, la frustración amorosa y sexual, la obsesión, la inseguridad y el miedo. Todos los elementos se dan cita con distintos protagonistas y resultados, pues la simpatía o la adversidad dependerán del grado de comodidad entre ambas personas.

La serie, que se estrenó el día 1 en Canal+, permite convertir al espectador en voyeur. Es como si mirase por una ventana, ansioso por saber cómo acabará esa cita y enganchándose aún más por los imprevistos finales. El reparto ayuda bastante con una de las caras más conocidas, Oona Chaplin (nieta de Charlot), que interpreta el papel de Mia y famosa por encarnar a la novia de Robb Stark en Juego de Tronos. La expresividad y los gestos de otros protagonistas como Stephen (Ben Chaplin) o Nick (Neil Maskell), que ya dejó huella en Utopía, son puntos a favor de esta producción británica.

En poco menos de veinticinco minutos se presencia un planteamiento similar a la estadounidense En terapia o True Love. Sin embargo, el talento de los actores y la brillantez de los diálogos sostienen una historia de amor o desamor que no dejará indiferente a nadie.

Dates es una mirada penetrante y sin tabúes a las relaciones del siglo XXI que se apoyan en Internet y las nuevas tecnologías. Un encuentro entre dos personas que nada tiene que ver con la realidad virtual y donde cada uno acabará mostrándose tal y como es.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios