Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Cinco andaluces para la gloria

En un gran año para el deporte, fútbol es fútbol y Andalucía aportó mucho en la gran conquista de Viena

REINA no es andaluz, pero como si lo fuera y, además, ejerce de andaluz en general y de muy cordobés en particular. Los demás lo son en toda regla. Sevillanos Sergio Ramos y Marchena, gaditanos Güiza y Juanito, sólo este último permanece en la defensa de un pabellón tan andaluz como el verde, blanco y verde del Real Betis Balompié. Reina no ha defendido ninguna camiseta andaluza, Marchena se fue para que el Sevilla pudiese respirar y Sergio para que el club del Sánchez Pizjuán engrosase sus ya por entonces acaudaladas arcas, Güiza es un nómada que nunca arraigó en parte alguna y Juanito puede que tenga un pie fuera.

Ayer tenía Eduardo Herrera la feliz idea de aprovechar la tregua navideña para condecorar a estos cinco futbolistas que protagonizaron la gran gesta del deporte español en el laureadísimo año que está finalizando. En un año de muchos triunfos del deporte español -Nadal, Feliciano, Verdasco, Contador, Gasol y compañía...-, el éxito del fútbol se agranda por la propia repercusión que tiene esa materia, la del fútbol. Si el fútbol acapara un espacio considerable por nada, por tanto como fue ganar la Eurocopa, el brillo se multiplica y las portadas surgen como surgen las setas en las umbrías después de la lluvia. Han abundado los triunfos, pero fútbol es fútbol.

Andalucía contribuyó a la gesta con cinco de sus hijos aunque uno de ellos lo sea sólo adoptivo y por vía genética, Pepe Reina. Es un orgullo que cinco andaluces estuvieran en el podio del Prater y es una alegría que reciban el reconocimiento de la tierra propia. Eduardo Herrera los condecoraba ayer a orillas del Río Grande de Andalucía. Dos sevillanos, dos gaditanos y uno que ejerce de cordobés donde quiera que esté dejaron el pabellón andaluz muy alto y en esta hora de los reconocimientos se olvidan los colores y se tuerce por lo que gente de nuestra tierra logró este verano en Viena. Sergio, Juan, Carlos, Dani y Pepe, por siempre en nuestros corazones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios