Hablemos de educación

Javier Ros Pardo / Javierrospardo@hotmail.com

¿Qué es animación sociocultural?

Para la mayoría de los responsables de la vida cultural, social y/o deportiva de nuestros municipios, eso consiste en confeccionar el menú cultural del año solamente a base de la nómina de artistas afines al partido del gobierno; contratar conciertos de Julio Iglesias o de la folclórica más borrascosa del momento con cargo a las arcas municipales (modelo marbellí); y muchas charangas, fastos y espectáculos para la algazara y alienación del populacho que desahoga sus frustraciones gritando en el estadioý Hoy la fórmula romana panem et circenses vive momentos de esplendor. Hemos observado que cada vez que aparece el término en un proyecto de gobierno, ése es el maremágnum de ideas que viene a salir por el imaginario colectivo.

A la vista del generalizado uso erróneo del concepto, intentaremos aportar una definición -ya aceptada académica y científicamente- creada a partir de una interpretación racional-crítica de nuestra realidad social, de las corrientes más progresistas de las Ciencias de la Educación, y de la obra de diversos autores europeos y suramericanos. Entendemos como Animación Sociocultural toda actividad metodológica y participativamente organizada de forma que, con la acción directa y responsable en ella de los ciudadanos y/o sus representantes electos, pretenda conseguir:

1.- Una democracia integral de la cultura, sin distinción de clase social, edad, sexo, nacionalidad, raza o adscripción política o religiosa.

2.- Una práctica de la cultura constructiva -por y para todos- en los hábitos sociales de los colectivos humanos, así como la dignificación de sus modos de producción, de forma que ello implique una mejora en las condiciones de vida del hombre, su hábitat y su medio ambiente.

3.- La organización del ocio y del tiempo libre concebida de forma que éstos acaben enriqueciendo física, humana y socialmente a los ciudadanos, convirtiéndolos desde su infancia en sujetos activos de su historia y su cultura.

4.- La dignificación de nuestra sociedad andaluza, y en consecuencia de la condición humana, mediante nuestra acción individual y colectiva, y la práctica de la democracia participativa.

Está demostrado que el espacio político más idóneo para promover proyectos y procesos sociales, culturales y/o deportivos de carácter participativo es el Ayuntamiento. Ellos nos indican el nivel de educación cívica de los ciudadanos, y la calidad democrática del proyecto político municipal. "Animar" en este caso, es dotar a los grupos humanos de iniciativa, creatividad y autonomía, es decir, de alma y voz. Al concepto de Animación Sociocultural va asociado el de "participación", una palabra que pone de los nervios hasta a los munícipes llamados "muy de izquierdas". El problema es que ésta tiene unas metodologías que ni hemos heredado ni se pueden improvisar, de ahí el generalizado interés que hay por desvirtuar su significación.

Quise decir que el honrado trabajo de los artistas de la farándula o del gitano de la cabra no se puede confundir con este concepto básico de la Pedagogía Social.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios