La ventana

Luis Carlos Peris

En un aniversario más de la pesadilla más negra jamás vivida

CADA año por estas fechas se nos viene a la mente la pesadilla más grande jamás vivida, la del secuestro del pobre de Miguel Ángel Blanco. Ayer se cumplieron los once años del secuestro y mañana de que apareciese asesinado junto a un árbol de los verdes montes de Lasarte. Fueron 48 horas de una cuenta atrás espeluznante en la que apenas surgió algún rayo de esperanza. El rescate normal era impensable porque lo que pedía la banda era un imposible. Las horas se sucedían de forma que se oía el segundero como si fuesen tracas camino del drama, o desde el drama a la tragedia. Nunca hubo una conmoción como la de aquelldos días de desazón y lágrimas de rabia, de manos blancas y de que, por vez primera y quizá última, todo un país, todo, hiciese causa común frente al maligno. Posiblemente, de haberse mantenido aquella tensión, ahora se vería todo como algo imposible de repetirse.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios