PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

El año de las bicis

EXPIRA el año 2007, en Sevilla con el mismo apego al sol que hubo en sus inicios allá por enero, mucho antes de que la visita de Al Gore intensificara el debate sobre el cambio climático. El 2007 sevillano es el año de las bicis. A finales de 2006 no era imaginable tamaña eclosión del pedaleo. Es la noticia del año no sólo por la articulación de una red viaria que nunca había existido en la ciudad, mal que trastorne a conductores y peatones, sino sobre todo porque ha dado pie a la mayor causa de participación ciudadana a la hora de hacer evolucionar los hábitos de vida cotidiana y el modelo de ciudad. Sin pancartas ni barricadas. Todo a base de manillar, sillín y pedales.

El carril bici, con todos los defectos y apresuramientos de su construcción preelectoral, ha sido la hendidura por la que se han abierto paso muchos ciudadanos para mostrar y demostrar que hay aspectos en los que nuestra sociedad está muy por delante de los moldes que la encorsetan. Ésa es la gran lección a tener en cuenta. Hay ganas de enfrentarse a los problemas y de tomar partido cuando se dan las condiciones para desenvolverse. Circular en bici es un riesgo suplementario porque la hegemonía de los coches y los malos modos con los que se circula han ahuyentado en infinidad de ocasiones las ganas de moverse así por la ciudad. Ahora es posible ver en bici a señoras de Los Remedios, estudiantes del Porvenir, oficinistas de la Macarena y profesionales con puesto de trabajo en el centro.

La instalación del sistema de bicicletas de alquiler, con la ventajosa gratuidad en la mayoría de los trayectos, que son los inferiores a 30 minutos, ha multiplicado la proliferación de tránsitos en bici. Ya se ha corrido la voz entre los turistas y a diario veo extranjeros que se mueven de esa guisa en sus itinerarios por libre, montados en los vehículos a dos ruedas con el logo del Ayuntamiento. Aunque sudan, dan menos olor que los coches... de caballos. Eso que ha ganado la calidad de vida del transeúnte.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios