Crónica levantisca

Juan Manuel Marqués Perales

La anomalía catalana

LA anomalía socialista es el PSC, Cataluña enriqueció al PSOE, pero desde el liderazgo de Zapatero es un virus silencioso que le está mutando el ADN. Ningún partido representó a España como el PSOE de los siglos XX y XXI, su patriotismo fue de personas, no de clases, ni de territorios ni de razas, pero el PSC se ha instalado para mutarlo: los socialistas catalanes defienden el derecho a la autodeterminación; ningún partido de Estado reparte las llaves para su disolución. De tanto contaminar, el PSOE dudó está semana si hacerse el sordo ante el derecho a decidir, simplemente, porque la moción venía mecida por Rosa Díez, la nacionalista irresponsable que hubiera reído al ver cómo sus antiguos compañeros se hacían el haraquiri al abstenerse en un asunto de principios, radical, de raíz. A medida que el PSC se hace más nacionalista, Ciutadans, UPyD y el PP ganan electores en Cataluña. El próximo fin de semana, los socialistas celebran la Conferencia Política, y las navajas brillarán por el trono de Rubalcaba; al parecer, de eso es de lo que se trata, pero debería salir un partido más democrático, nuevo en las formas, pero maduro en el fondo. Así como su socialdemocracia voló por los aires por la reforma constitucional que sacralizó el déficit, su concepto de España está a punto de caer en la nada por culpa de unos confundidos perdedores.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios