opinión

Francisco / Conde

En los 60 años de 'Carrusel Deportivo'

Hagamos un ejercicio de memoria y de justicia. El domingo 12 de octubre de 1952 saltó a las ondas de la Cadena Ser el programa Carrusel Deportivo. La idea, del chileno Bobby Deglané (de madre sevillana), la puso en antena el alicantino (casado con otra sevillana) Gaspar Tato Cumming, quien dirigió un espacio que incluía resultados, música, concursos y, tiempo después, crónicas. E insistiendo en el acento sevillano, entre los pioneros estaba Juan Tribuna, integrante desde la ciudad hispalense del equipo fundacional. Ahí están las hemerotecas: Carrusel cumple 60 años de emisión en octubre de 2012, un año fecundo en aniversarios. La SER al parecer data su estreno más adelante, cuando pasó a dirigirlo el recordado Vicente Marco, adoptando el formato conocido. Pero la memoria permite en esencia respetar los hechos tal y como ocurrieron y evocar, en este caso, a los creadores de una incipiente radio para grandes masas de oyentes. También es memoria fiel que Radio Sevilla -de nuevo Sevilla- fue la primera emisora de la SER en emitir en España (como Radio Vida en la COPE). Sin embargo, dado que el norte siempre gana al sur, Radio Barcelona luce el EAJ-1 del escalafón histórico mientras que la querida emisora de la calle González Abreu se tuvo que conformar con el 5. Pero eso es otra historia, que diría el delicioso cantinero de Irma la dulce.

Cuando estudiaba periodismo tuve la gran suerte de visitar en su casa madrileña a Tato Cumming -aventurero radiofónico en Colombia y Venezuela- para conocer de primera mano los albores del programa. Y Tato, junto a papeles en el desván, tenía fechas y recuerdos nítidos, al margen del poco rigor de las redes sociales. Le sustituyó Vicente Marco y gente mítica como Juan de Toro, Joaquín Prats y muchos otros, a los que siguió más tarde el polémico García, que entró en Carrusel como un elefante en una cacharrería hasta su marcha. Ya en época reciente, Paco González y el rapsoda de la publicidad en directo, Pepe Domingo Castaño, mantuvieron el sello de siempre con frescura y diversión. Tras su salida, éstos se llevaron quizá el sonido inconfundible del fin de semana deportivo y lo curioso es que -desde entonces en esa franja- la COPE suena a la SER... y la SER suena a otra cosa. Se puede hablar de un Carrusel con aires renovados pero -sin duda- con seis innegables décadas en la mochila. Las cosas son como son y habrá que convenir que "Si algo pasa está la SER". Es pues el día de dar un sencillo homenaje a aquellos precursores de la comunicación que, con medios técnicos muy precarios y en condiciones impensables, abrieron el camino al aluvión mediático que ha venido después. Merecen por tanto el reconocimiento de todos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios