Salud sin fronteras

josé Martínez Olmos

La apuesta por las vacunas

DESDE la perspectiva de la salud pública de la población, las vacunas han constituido una de las aportaciones más relevantes a la mejora de la salud para el conjunto de la sociedad. En la actualidad, hay enfermedades cuyos efectos negativos sobre la salud han sido mitigados por la aparición de vacunas y la extensión eficaz de su cobertura.

Las vacunas son, en general, un recurso preventivo de enorme importancia porque al prevenir enfermedades evitan las mismas y por tanto, evitan el sufrimiento que se deriva de dichas enfermedades. En España además, la aplicación de las vacunas incluidas en el calendario vacunal es voluntaria y gratuita; con este planteamiento, conseguir buenos niveles de cobertura vacunal requiere un esfuerzo de educación sanitaria a la población cuya responsabilidad recae en las autoridades sanitarias. Hace unos días se puso en marcha por parte del ministerio de sanidad una campaña favorable a las vacunas y a la vacunación; una campaña que yo creo necesaria y conveniente y que por tanto, cuenta con mi apoyo.

En los últimos años se ha ido instalando un debate que cuestiona algunas vacunas o la aplicación generalizada de algunas vacunas. Este es un debate que en mi opinión ofrece la oportunidad necesaria para aportar datos de evidencia científica a los profesionales y a la población general, que son imprescindibles para estar seguros de que los planteamientos de las autoridades sanitarias tienen fundamento.

En este debate sobre las vacunas hay algunas cuestiones que deben ser reflexionadas y, seguramente, deben ser sometidas a revisión. Entre otras, las cuestiones relevantes son por ejemplo las diferencias de los calendarios entre comunidades autónomas que no deberían existir salvo que existan argumentos epidemiológicos sólidos y nunca por presiones o tácticas empresariales que encuentren eco entre las autoridades.

De igual forma, otro elemento a reflexionar y a modificar se refiere a la necesidad de que existan garantías de independencia y de ausencia de conflicto de interés por parte de los profesionales y de las sociedades científicas, cuando recomiendan la aplicación de vacunas no incluidas en el calendario vacunal oficial. En esta cuestión, además, en caso de falta de coincidencia entre profesionales y autoridades debe imperar el criterio de las autoridades que son las responsables ante la sociedad.

Finalmente, no es un tema menor para el futuro de las vacunas, un debate sobre el coste de las mismas que debe situarse en niveles asumibles para las economías de los países. Para ello, es vital trabajar desde los Estados y con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que se extienda el uso de las vacunas eficaces a todos los ciudadanos del mundo que se puedan beneficiar. Se hará así realidad mi objetivo de "salud sin fronteras" que da título a esta tribuna.

La OMS estima que se salvan 3 millones de vidas al año por las vacunas. Y ese es un buen motivo para seguir trabajando para que con rigor y eficacia, las vacunas se utilicen en todos los lugares en los que se beneficie la salud de las personas.

Etiquetas

,

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios