En abierto

francisco José Ortega

El área de intersección

Ver la entrada de la Trinidad desde una azotea conduce a la memoria a los tiempos en las aulas de los Salesianos y, entre otras cosas, allí enseñaban entrañables profesores las matemáticas, incluidas las áreas de intersección en los conjuntos. ¿Y a qué viene esto a cuento?, preguntarán algunos. Sencillo, Marcelino, Míchel, Unai son conjuntos a los que se pueden sumar a todos los integrantes de la plantilla del actual Sevilla para que sólo existan dos nombres que suponen una intersección entre todos ellos. Uno sería José María, Del Nido de primer apellido, desde el mismo momento en el que es el máximo responsable de todo el club, y el otro respondería por Ramón Rodríguez Verdejo, que debe cargar con las culpas deportivas de haber confeccionado una plantilla tan endeble en muchos aspectos.

Por supuesto que Monchi, para utilizar su nombre futbolístico, merece el respeto que le otorgan tantos años de éxitos futbolísticos, esos seis títulos que lucen en las vitrinas más modernas de la entidad, pero de la historia no se vive eternamente y los años consecutivos de yerros ya son demasiados. En esa intersección cayeron Marcelino, Míchel y Unai, entre otros.

Porque cuando se lee concienzudamente un informe de El País en torno a la burbuja del fútbol, se llega a la conclusión de que basta con hacer las cosas con cierta coherencia, sin necesidad de inventar nada, para poder acertar a la hora de meter en una coctelera a un grupo de futbolistas capaces de hacer un buen equipo. Claro que no se trata de formar un nuevo Barcelona, ni siquiera ese Sevilla de los títulos, pero sí un equipo capaz de henchir el pecho de orgullo a sus seguidores y no de hundírselo cada catorce días con sus partidos de mentira fuera de casa. Pero eso se logra con hombres, no con nombres y alguna vez se leía en algún whatsapp del director deportivo que hombres así le llegaban a producir depresión. Pues a seguir con los nombres y que se depriman los seguidores sevillistas...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios