desde mi córner

Luis Carlos Peris

El arranque será a media asta

Empieza la Eurocopa en fecha de luto para un fútbol, el español, que pierde a una de sus figuras más entrañables

ARRANCA una nueva opción de éxito para el fútbol español en un día que todo el fútbol patrio llora la desaparición de uno de los auténticamente nuestros. Siempre que alguien muere se le da rienda suelta a los piropos en una especie de todo el mundo es bueno... cuando se va. En el caso de Manolín Preciado nadie que lo tratase dudará de que todos los elogios a su figura son pocos. Honesto, cabal, trabajador, íntegro, positivo y optimista a pesar de lo cruel que la vida fue portándose con él, que hasta lo ha sido cuando le ha llegado el carpetazo lejos de sus verdores norteños y en vísperas de firmar un nuevo contrato.

Y en este universo doloroso arranca la Eurocopa y con él la constatación de que la condición de favorito de nuestra selección está fundamentada, no como antes. Antaño íbamos a cada cita con el pecho henchido artificialmente, sin algo sólido dentro, sin el convencimiento que se necesita para que el éxito no se quede en sólo un sueño. Ahora vamos con el bagaje de lo logrado en Austria y Sudáfrica, con el recuerdo fresco de los goles de Torres y de Iniesta, lo que conforma una impedimenta sólida con vistas a que la condición de favorito no sea una venta de humo, una de tantas ventas de humo como registra la casi centenaria historia de nuestro equipo nacional.

Pasado mañana con Italia es la cita cuando den las seis en todos los relojes de la tarde de Gdansk. Yendo por sus pasos, hoy se inaugura el campeonato con un Polonia-Grecia que encierra, sobre todo, el interés de ver qué potencial atesora el anfitrión. Un anfitrión siempre es temible a excepción, claro, del papelito que recitamos en el 82; un anfitrión suele remar a favor de muchas corrientes, de ahí que exista la curiosidad indiscutible de saber a qué puede aspirar la selección polaca. Arranque de una nueva Eurocopa, el listón está en revalidar, pero vayamos por pasos y elevemos un recuerdo sentido por la marcha de un hombre de fútbol con mayúsculas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios