desde mi córner

Luis Carlos Peris

Cuando 2011 arría el telón

El año se va dejando el proceso de regeneración del Betis y la mirada en el futuro de un ambicioso Sevilla

CON la destitución de Javier Aguirre como entrenador del Zaragoza se va el año futbolero. Cinco han sido los técnicos defenestrados en Primera División y la verdad es que han sido crónicas de un cese anunciado en todos ellos, siendo especialmente dolorosa la larga agonía de Gregorio Manzano como inquilino del inestable banquillo del Calderón. Domésticamente podemos recordar que los dos entrenadores nuestros también anduvieron bordeando las lindes de la continuidad, uno por su efímero paso continental y el otro porque se mantuvo en el puesto aun con el estigma de diez jornadas sin ganar.

En esta hora del balance hay que resaltar que 2011 fue un buen año para el Betis, mucho más en el apartado social que en el deportivo, y que discurrió en un nivel demasiado discreto para un Sevilla ya acostumbrado a cotas mucho más altas. En los verdiblancos, la limpia de elementos nocivos que emponzoñaron durante dieciocho largos años la vida de institución tan emblemática es el hito más trascendente, aun cuando no se deba obviar cómo el equipo salió de la mierda, concepto éste que Pepe Mel gusta esgrimir para recordar cómo de su mano, el Betis, por siempre Real Betis Balompié, abandonó el pozo de la Segunda División.

Y en la otra orilla, tras tiempos de vino y rosas, se ha cubierto un año demasiado gris. Con Gregorio Manzano alcanzó plaza para el segundo torneo continental, pero con Marcelino cayó a las primeras de cambio con el Hannover. Ese accidente, junto a la inestabilidad del equipo en casa y el poco fútbol mostrado menoscabaron el crédito de Marcelino para rehabilitarse algo con el empate del Camp Nou y volver a las andadas con la derrota de Valencia ante el Levante y la sonrojante goleada en Nervión ante el Madrid. Ahora tiene ante sí un enero apasionante con Copa y derbi incluidos. Que a los dos les vaya bonito no sólo en esta cuesta de enero, sino siempre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios