desde mi córner

Luis Carlos Peris

El ascenso, ni a medio plazo

Asegurar que el Betis ya ha subido a Primera es algo que va a caballo entre la osadía y el desconocimiento

ESCARMENTAR en cabeza ajena es costumbre inusual en el hombre y eso parece normal, pero lo que resulta sorprendente es que tampoco se escarmiente en cabeza propia. No sé cómo puede afirmarse que tras la victoria en Chapín sobre un Xerez que no parece gran cosa pueda decirse que el Betis está en Primera, o prácticamente en Primera, que para el caso es lo mismo. Con los dos fracasos tan clamorosos que el equipo bético protagonizó en los dos últimos años, con un descenso y un ascenso frustrado a causa de un solo gol, no termino de explicarme cómo puede decirse que el ascenso es un hecho con todo lo que queda por delante.

No se trata de poner el parche antes de que salga el grano, sino de colocarnos en un punto de mesura que se antoja indispensable a la hora de presumir el futuro. Y es que con nueve partidos por delante, ese futuro no puede decirse que esté a corto plazo y tratándose de fútbol, y del Betis, ni siquiera podemos decir que sea a medio plazo. Son demasiadas espantás las que protagonizó el Betis en su siglo largo de vida, por lo que aventurar el éxito a tan larga distancia como se encuentra el fin de curso suena, como mínimo, a osadía sin pies ni cabeza. Sí es cierto que la Primera División está más cerca del Betis, pero de ahí a afirmar que es pan comido no cuadra.

La Liga en Segunda División es tan larga como rica en dientes de sierra y raro es el equipo que no tiene un par de bajones en el rendimiento del curso. Con Emana entre algodones para una adecuada administración de su físico, el Betis no puede escuchar esos cantos tan agradables al oído y ha de apretar los dientes y jugar con la intensidad exhibida tras el primer gol xerecista. Son veintisiete puntos los que están en el aire y el colchón que aísla al Betis de la tercera plaza es tan confortable como poco fiable, de ahí que nadie de los que quieren que el Betis acienda ose hacer vaticinios tan aventurados, que una cosa es estar cerca y otra poder vender ya la piel del oso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios