Plaza nueva

Luis Carlos Peris

Un autobús con demora

ZARAGOZA se ha cerrado en banda y no acepta el autobús ateo. Bajo el argumento de que la empresa municipal de transportes se ampara en una cláusula por la que rechaza los anuncios de tipo religioso, sexual, político, de violencia o de alcohol y tabaco le ha dicho a los del autobús ateo que por sus calles no se verá el lema Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida. Argumenta el Ayuntamiento zaragozano que todo se basa en el principio de no herir a nadie, algo muy plausible, pero difícil de conseguir. Y es que rara es la campaña publicitaria que goza del consenso de todos los ciudadanos, pero no cabe duda de que la intención es digna de ser imitada. Yendo a lo que nos atañe, en Sevilla no se ha prohibido dicha campaña, pero, como tantas cosas en esta ciudad, el autobús viene con retraso. Como el Metro, las setas de la Encarnación o la vida misma, el autobús ateo viene con demora.

Aquí, como somos únicos en ponerle una vela a Dios y otra al diablo, se ha decidido posponer susodicho autobús para después de Semana Santa. Tampoco es cosa de que el Domingo de Ramos esté pasando la Cena por la Encarnación y de fondo en la foto se ponga en duda la existencia del padre de quien preside la mesa. Juega a favor de lo políticamente correcto la habitual parsimonia de nuestra Administración municipal para que en tiempo de Cuaresma no se hostigue el sentimiento de los católicos, si es que susodicha campaña publicitaria tiene trapío suficiente como para preocupar a nadie. Poner en duda la existencia de Dios no tiene por qué ser intrínsecamente malo y allá cada cual con sus convicciones, que al que la tenga bien arraigada no puede hacerle mella alguna un anuncio.

La apología del ateísmo, como tantas y tantas cosas en esta Sevilla nuestra, tendrá que esperar, qué se le va a hacer. Estamos en la tierra de los retrasos y así como Los Gitanos entra en Campana siempre con retraso, por qué no va a venir más tarde de lo previsto ese autobús que tantas fobias levanta. Y pienso que son más las fobias que las filias, por mucho que no se estén significando demasiado los que en otro tiempo hubiesen llevado a la Plaza de San Francisco a los que osan publicitar tamaña duda. A la Plaza para ser quemados en la hoguera pública, no para pedir la venia en pos de continuar por la Carrera Oficial camino de la Catedral, que no es cosa de empastelar cuestiones. ¿Es bueno o pernicioso que el autobús ateo tarde en llegar? Pues por un servidor, tanto da que llegue ahora o después de Semana Santa. Me parece que cada cual puede pensar lo que quiera, incluso decir lo que quiera, pero también veo lógico eso de Zaragoza, me refiero a lo de no herir la sensibilidad de nadie.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios