Aspectos cognitivos, conductuales y emocionales

Pilar Kraan / Cádiz / Ciara Rueda / De La Torre / Neuropsicóloga

Cómo se puede ayudar a un afectado en la rehabilitaciónMás allá de cuestiones físicas

Los especialistas resaltan la importancia de transmitir paciencia y valorar los logros

El proceso de rehabilitación en muchos casos suele ser muy lento, motivo por el cual la recuperación debe ser tomada con paciencia para poder transmitir ese sentimiento al familiar afectado.

Con el propósito de orientar a los familiares para que ayuden a sus seres queridos en este proceso, el neuropsicólogo Álvaro Bilbao propone una serie de consejos. Así, señala la importancia del pedido de información acerca del tratamiento ya que "las lesiones cerebrales pueden provocar multitud de secuelas."Además -agrega-,en la recuperación de la persona con lesión cerebral hay que reconocer los pequeños logros que se producen semana por semana, porque ayudarle a dar un pequeño paso es ayudarle a que llegue al final del camino".

El estrés y el esfuerzo que supone acompañar a una persona con un daño cerebral es muy duro. Por ello, "para ayudarle mejor es fundamental buscar el equilibrio entre sus necesidades y las nuestras, de descanso, compresión, consuelo y relajación", indica el especialista.

En muchos casos se necesitará ayuda de otras personas y apoyo emocional para poder hacernos cargo de las necesidades del afectado, de otros miembros de la familia y de las nuestras propias. "No debemos avergonzarnos al pedir ayuda para movilizar a nuestro familiar, sacar tiempo para descansar y hacernos cargo de otras responsabilidades".

Es importante ser postivos y pensar en la mejor recuperación del accidentado. "Pero cuando los progresos son pocos y el tiempo de tratamiento ha sido prolongado es momento de aceptar la situación de nuestro familiar como permanente y comenzar a pensar con el equipo de rehabilitación qué ayudas podemos ofrecerle para mejorar su calidad de vida", aconseja Bilbao, agregando que "toda persona que recibe un tratamiento tiene derecho a que le expliquen, dentro de lo posible, los alcances del mismo para crear expectativas adecuadas".

El daño cerebral adquirido (DCA) es aquel causado por un agente externo o interno al sistema nervioso central que provoca una lesión. Entre las causa más frecuentes se encuentran los traumatismos craneoencefálicos y los accidentes cerebrovasculares.

Los avances médicos logran salvar mayor número de vidas y reducen el alcance de las lesiones. Pero pese a los esfuerzos aún el sistema público sociosanitiario no ha logrado dar cobertura a todas las necesidades que se presentan durante y tras el período de rehabilitación, y que incluyen los aspectos cognitivos, emocionales y conductuales. Tales aspectos determinarán la capacidad de la persona para cuidar de sí misma y llevar una vida ocupacional y socialmente activa.

El período de rehabilitación en la Comunidad Autónoma Andaluza es de unos seis meses y cubre el área de fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia, aunque, no todos los hospitales disponen de estos servicios. La rehabilitación neuropsicológica sólo se contempla a través de programas puntuales de investigación o formación.

También viene al caso puntualizar que en el Centro Estatal de Atención al daño Cerebral (CEADAC) , situado en Madrid, se lleva a cabo una rehabilitación integral, pero sólo cuenta con 90 plazas para los usuarios procedentes de otras comunidades autónomas, que no cubren las necesidades existentes.

Según el Informe del Defensor del Pueblo del año 2005, Daño Cerebral sobrevenido en España: un acercamiento epidemiológico y sociosanitiario, sólo por traumatismos craneoencefálicos, en el año 2002 se produjeron 35.000 ingresos hospitalarios, de los que 4.300 provocaron alteraciones de consideración en diversas funciones: física, cognitiva, conductual y sensorial.

En cualquier caso, el período de rehabilitación como tal tiene un fin tras el cual se plantea otra problemática para la familia y el afectado: hacer frente a las secuelas y la implicación de éstas en su vida social y laboral. Uno de los problemas fundamentales radica en que cuando siendo posible la reinserción social, el afectado es trasladado a su casa quedando al cuidado de la familia y con escasos recursos de apoyo. Evidentemente esta situación repercute en la estructura familiar, afectando en especial a los cuidadores principales en su plano laboral, social, y de salud física y emocional.

En esta fase de estabilidad de secuelas neurológicas y funcionales también es muy necesario el trabajo de un equipo multidisciplinar (neuropsicólogo, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, logopeda, monitores ocupacionales, educadores y auxiliares). La labor del mismo es la compensación de déficit y mantenimiento de habilidades conservadas o ya recuperadas.

Para desarrollar esta labor cobra especial importancia el trabajo realizado por las unidades de día, centros ocupacionales y centros de reinserción laboral. Resulta igualmente importante dar apoyo a las familias.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios