Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Una bailarina en Agricultura

AL discurso del mérito de Griñán le salen grietas. El Gobierno andaluz ha nombrado secretaria general de Agricultura a una profesora de danza. Como lo leen, no es broma. Tampoco supongo que fuera una broma el hermoso discurso que el nuevo presidente hizo en la primera reunión de su Gabinete: instó a sus consejeros a valorar para los nombramientos el mérito, la capacidad y la profesionalidad de las personas, aunque fuesen independientes, funcionarios de carrera o eso perjudicara a los militantes de su partido. El problema de estos elegantes discursos es que después se estrellan contra la letra pequeña, en los nombramientos de segundo nivel. O contra los designios del Partido.

Ayer el Consejo de Gobierno de la Junta dispuso el relevo de un eficiente ingeniero agrónomo que era secretario general de Agricultura y puso en su lugar a una eurodiputada de Almería que se ha quedado fuera de la lista del PSOE para las elecciones de junio. El ingeniero es Dimas Rizzo, un alto funcionario con larga experiencia, años de actividad negociadora en la Representación Permanente de España ante la Unión Europea y una altísima cualificación.

Quiero pensar que este movimiento no se ha producido para buscarle una colocación a la señora diputada. Que no ha sido cosa del lobby almeriense o del lobby feminista moviéndose para buscar un hueco a esta compañera del partido. María Isabel Salinas ha sido diputada en el Parlamento europeo sólo una legislatura. En la página web del Parlamento, su currículum vitaedice textualmente: "Diploma de danza flamenca (1988). Profesora de danza (1988-1991). Curso de acceso a la universidad (1996). Estudios de Derecho (1997)". Nótese que los estudios de Derecho se limitan a un año. Más extenso es su currículo partidista o institucional. Desde 1991 ha sido concejal del Ayuntamiento de Níjar, delegada de Cultura de la Junta, diputada en el Congreso (1996-2000) y eurodiputada (2004-2009). También, miembro de las ejecutivas provincial y regional, y del comité federal del PSOE.

Habrá que darle el beneficio de la duda. Salinas ha estado en la Comisión de Agricultura en sus cinco años en el Parlamento Europeo. Ha hecho 57 preguntas: 39 escritas y 18 orales, 45 en solitario y las demás colectivas. Ha figurado en cinco propuestas de resolución, ha firmado dos informes y ha intervenido 26 veces en los plenos. Sea como fuere, no repite en el puesto y encuentra acomodo fuera del contexto que el presidente dibujaba para su nuevo proyecto.

Ahora viene años difíciles, con la aplicación del chequeo médico y la negociación de los nuevos presupuestos para el periodo 2013-2020. Años en los que el mérito, la capacidad y la profesionalidad prometidos por Griñán no deberían ser sólo un gesto para la galería.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios