Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Una batalla con ropajes de guerra

Tras la renuncia a pelear por más plata, el Sevilla se queda sin excusas para sacar adelante lo de esta noche

DESPUÉS del jarro de agua helada que supuso lo del sábado noche en el Camp Nou llega la que se ha dado en llamar la auténtica guerra del Sevilla, entrar en Champions. Por lo visto, aquello de tener un título en juego no es para el Sevilla y así se fue a Barcelona, con las manitas juntas y la cerviz agachada abierta al certero descabello. Y digo yo, ¿tirar como se tiró la final de la Supercopa garantiza el éxito esta noche ante el Braga? No creo que eso sea así, por lo que no cabe otra salida ya que olvidar el bochorno sabatino y centrarse en lo de esta noche a favor de la querencia que supone jugar en rodeo propio.

Arrojada a la basura la posibilidad de acumular más plata en la sala de trofeos sólo cabe pensar en lo de esta noche. Y que conste que no queremos decir que el Sevilla no hubiese caído con sus mejores galas ante un rival tan superior como es el Barça, pero nunca se le podría afear nada, que por él no habrá quedado, pero así, con esa alineación tan sorprendente... Bueno está lo bueno, agua pasada es sólo eso, agua pasada que no incide para nada ni en nada, toca otra cosa y esa otra cosa es remontar el gol de Matheus el pasado miércoles en Braga. Nada más y nada menos que eso y yendo a su busca sin ni siquiera la excusa del esfuerzo que no se hizo en Barcelona.

Ahora ya no hay duda de que esta cita con los portugueses del Norte es la madre de todas las batallas que le depara el curso a este Sevilla. Y es una batalla con disfraz de guerra, una de esas batallas trascendentales en las que se pone en juego toda la guerra, casi todo el curso. El fracaso lleva a una Liga Europea, antes Copa de la UEFA, que no atrae como antes. Y es que el fútbol, como la vida misma, tiene estas cosas y cuando has probado el jamón ya no quieres mortadela, sobre todo cuando, como en el fútbol, la mortadela sale más cara que el jamón. Hay que ganarle al Braga y aunque lo del sábado no lo garantiza, cierto es que no quedan excusas que justifiquen el fracaso.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios